lunes, 30 de marzo de 2009

Carta Abierta V - Para leer y adherir en linea

Restauración conservadora o profundización del cambio


Carta Abierta V


Digite ACA para firmar su adhesión en linea



Recorre la Argentina la fanfarria de una restauración conservadora, expresión de una derecha vieja y nueva. Con arrebatos cambiantes, a veces con estridencia, muchas veces en la penumbra, nerviosamente se preparan. Van de reunión en reunión, en una coreografía que se hace y rehace bajo la bitácora de semanales gacetilleros del gran desquite. Ventrílocuos, pronostican el próximo viraje.

El fin de la pesadilla. No llegan a ser aún la Santa Alianza. Pero a falta de un Metternich, pululan políticos de diversas historias y procedencias, estilos comunicacionales aparentemente objetivos y representantes de economías facciosas que apuestan a recrear un Estado sin capacidad de pensar el conjunto de la Nación, cuando es necesario transformarlo en el sentido contrario, sacudiéndose sus modos neoliberales y su debilidad institucional. Los restauradores exudan el deseo de recuperar los fastos de la Argentina del primer centenario, aquella en la que la mitología agroganadera representaba los fundamentos de la Nación. Sus narrativas del presente se inspiran en las injusticias y desigualdades del pasado.

Ellos realizan sus rápidos cálculos de reposición del viejo orden. Alegan pureza institucional, pero se han abstenido de hacer gala de ella cada vez que les tocó actuar en tareas de responsabilidad. Esgrimen que se han superado los límites tolerables en materia de seguridad, pero en vez de pensar los abismos sociales que sólo se remedian con políticas democráticas y con el desafío aún pendiente de una nueva distribución del ingreso, expanden un miedo difuso preparando futuras agencias y formas regresivas de control poblacional. Vigilar y castigar parecen ser sus recursos privilegiados, el núcleo primero y último de la brutal simplificación de la anomia que subyace a una sociedad desquiciada por la implantación, desde los años de la dictadura videlista, de un proyecto de país fundado en la exclusión, la marginalidad y la miseria creciente de aquellos mismos que acabarán convertidos en carne de prisión o de gatillo fácil.

Si es el caso, no vacilan en aceptar pigmentos de “izquierda” para presentar un proyecto que pertenece a las fantasías recónditas de una nueva derecha mundial.

Desenfadados, anuncian que todo lo que harán no será contradictorio con la asunción de “la política de derechos humanos”. El neo-conservadorismo argentino ha aprendido a no ser literal como sus ancestros. Puede ser también, si lo apuran, un “progresismo de derecha”, imbuido de los miles de fragmentos sueltos que vagan por los lenguajes políticos. Todo vale. Pueden tomar las premisas de una lengua que hace poco pertenecía a los movimientos sociales de transformación. O pueden sonreír por lo bajo pues alguien sustituyéndolos reclamará magnas puniciones y pronunciará el supremo veredicto: “pena de muerte”. Será la forma sublimada de indicar el rumbo de la reingeniería de una “sociedad turbada”, una Argentina que reclamaría la pastoral de la seguridad, que en vez de considerarse un grave problema que debe convocar imaginativas soluciones económicas, democráticas, laborales y pedagógicas, es visto como una peste medieval que exige periódicos exorcismos de punitivas sacerdotisas y ávidos prelados.

Junto a la complicidad con quienes exigen un cadalso público como forma de una nueva razón disciplinadora, los mundos políticos de la restauración conservadora extienden bruscamente ante sí el descuartizado mapa de las ideologías argentinas. Unos buscando “patas peronistas”, otros “patas liberales” y otros “patas radicales” para lo que creen que son sus baches a ser rellenados con cuadrillas políticas nocturnas de urgencia. Confunden política con pavimentación. Se entrecruzan en el complaciente intercambio de figuritas sobre el vacío que se atribuyen a sí mismos. Comienzan por reconocerse carentes, vivir en el socavón de su propia escasez. No sorprende que la decadencia de las grandes ideas de cambio social haya traído aparejada la decadencia del lenguaje político. Las viejas corrientes políticas, que supieron ser corrientes de ideas, son ahora partes de un pensamiento rápido, aleatorio, que se arrastra por el piso como un mueble que desgastó sus soportes. La nueva derecha, forjada en los lenguajes massmediáticos, carece de escrúpulos a la hora de arrojar por la borda ideas y principios o de adherirse a los restos tumefactos de tradiciones antagónicas; lo único que le importa es conquistar, por la vía de la simplificación y el vaciamiento ideológico, a una ciudadanía apresada en las matrices heredadas de los noventa menemistas. Pretenden organizar las filas del individualismo atemorizado pero si triunfan no gobernarán como estrategas de la concordia social sino como artífices de una implacable revancha represiva.

Los representantes de la restauración han memorizado así archisabidos preceptos, míseras cartillas para refundar el Orden Conservador, pero se sienten vivados por los abstractos públicos presentados como momentánea platea popular sustituta. Saben que actúan en medio de poblaciones estremecidas por los diversos planos de una crisis civilizatoria de la que dicen no tiene conclusión visible, pero la suelen ver como parte de un oscuro deseo de que esa crisis llegue pronto a la Argentina como “gran electora catastrófica”. La crisis mundial sería la prestidigitadora de una devastación. Desarticularía previsiones, refutaría políticas públicas y esparciría desempleo, inestabilidad o pánico. Y les daría votos. La conciencia invisible del conservador se mueve en todos los rubros de la lengua movilizadora, pues sabe que hay un público difuso extendido en todo el país que lo escucha y que proviene de muchos legados políticos destrozados. Se parte del anhelo de que la crisis venga ya. Que irrumpa por fin esa crisis mundial y derrote a los esfuerzos que se hacen por conjurarla, a veces buenos, otras improvisados sobre el vértigo que la crisis impone, no siempre efectivos.

En el inconciente colectivo de la restauración se halla emplazado el pensamiento de que la “llegada visible de la crisis” equivaldría a una admonición mesiánica que se encargaría de derrotar a los frágiles gobiernos a martillazos del Dow Jones y drásticos patrullajes del Nasdaq. Ninguna conciencia parecen tener de que esas catástrofes en el centro del mundo se han llevado consigo los paradigmas sobre los que construyeron sus capitales político-intelectuales. Más que paradigmas, son sofismas que no cesan de repetir a despecho de las evidencias. Eluden dar cuenta de la gravedad mundial de la crisis para menoscabar las medidas que atenúan sus ondas expansivas más duras. No se atreven a reconocer que la demora y cierta “suavidad” relativa de la crisis en Argentina se vincula con las políticas gubernamentales de moderada desconexión de las lógicas financieras del capitalismo contemporáneo. Los restauradores repiten sus axiomas ya fallidos y no trepidan en solicitar el fin de la desconexión: volver al seno del FMI es ya una consigna de batalla.

Los líderes del "partido del orden", mientras aguardan el auxilio de la crisis, no pueden atravesar ciertos dilemas de parroquia: ¿qué representación política dará finalmente el nuevo bloque agrario que trae la sorprendente fusión en las consignas de los agronegocios de los sectores que antaño se diferenciaban por distintos tipos de actividad agropecuaria? Una nueva soldadura material y simbólica ha ocurrido frente a las nuevas características tecnológicas y empresariales de la explotación de la tierra sobre el trasfondo de ganancias inesperadas. Se trata de un bloque “enlazado” que, bajo un débil manto de republicanismo, se propone la cruzada restauradora y para hacerlo declara vetustos a los desvencijados partidos remanentes, exige una derechización social y pone en crisis también a las tradicionales representaciones del sector..

Los restauradores anuncian que están frente a una impostura histórica pero llaman impostura a novedades introducidas por un juego democrático que sin duda es desprolijo pero vital; anuncian que están frente a manifestaciones de locura y tilinguería, pero no se privan de reclutar en sus filas a toda clase de comediantes que postulan el regreso a una normalidad administrada desde antiguos retablos ajustistas. Anuncian también que están frente a un gobierno errático, peligrosamente estatista –si son liberales-, e insensible a lo social –si asumen aires ocasionales de izquierda. La impostura de la que acusan al gobierno atraviesa de lado a lado su lenguaje, en especial cuando recurren a antiguas y venerables simbologías populares en nombre de intereses antagónicos de esas tradiciones.
Este tema es necesario recorrerlo claramente. El gobierno se halla en medio de una tormenta social y política –local e internacional- acerca de la cual, tanto como no se puede aceptar que la haya provocado en lo que tiene de incierta, tampoco es posible dejar de ver en sus medidas más atrevidas el origen de las hirientes esquirlas que recibe como respuesta y debe afrontar. Estas medidas ya se conocen, y van desde los primeros gestos en relación a fuertes reparaciones simbólicas que desataron nudos asfixiantes de la historia hasta el pasaje de las existencias de las AFJP al patrimonio público bajo administración estatal o el profundo y necesario proyecto de ley de medios audiovisuales, sin dejar en un segundo plano la recuperación de una perspectiva latinoamericana que abandonó el paradigma de las “relaciones carnales” para encontrarse con irredentas pertenencias histórico-culturales.
Con sus diferencias y particularidades, los procesos boliviano, venezolano, brasileño, ecuatoriano, cubano, uruguayo, chileno, paraguayo, nicaragüense, salvadoreño, no nos dejan pensar que esta hora latinoamericana va a ceder su horizonte de realizaciones ante la agresión mancomunada de las nigromantes y los hechiceros del retroceso. Y sabemos que la difícil encrucijada económica y social no puede sortearse sin la composición de tramas políticas, económicas y culturales de alcance regional.

El ciclo abierto en el 2003, no sin titubeos, produjo una diferencia con las formas de gobernabilidad anteriores, diferencia surgida de la lectura de los acontecimientos de 2001, cuando el protagonismo popular sancionó el fin de aquellas formas. Diferencia que se percibe en sus intentos democratizadores (que van desde la modificación virtuosa de la Corte Suprema hasta la afirmación de una política de derechos humanos que retoma los reclamos de los grupos organizados por su defensa), en el tipo de encuentro que propició con los movimientos sociales (entrecruzamiento de diálogos y no de medidas represivas), en el planteo de núcleos centrales para una sociedad justa (desde la enunciación de una pendiente redistribución del ingreso hasta la extensión de los derechos jubilatorios y la reposición de la movilidad de los haberes), desde la innovación en políticas de defensa hasta la decisión de no rendir ante el altar de la crisis los sacrificios tradicionales del trabajo y del salario.

Se conocen también sus deficiencias. Existe un gran contraste entre acciones innovadoras en campos sensibles de la vida social y apoyaturas que arrastran estilos rígidos, no decididamente democráticos, de organización política. Nos referimos a una escasa renovación en los sostenes oficiales del gobierno, cuando no a un chato horizonte de conveniencias sectoriales –encarnadas por lo general en porciones extensas del Partido Justicialista- y específicamente en el profundo error que se comete con alianzas como las de Catamarca, donde se marchó junto a la figura que gobernaba la provincia cuando sacudía al país el caso María Soledad y con las huestes de un confeso ladrón.
También lo que implica la cercanía con Aldo Rico en San Miguel, para mencionar sólo los casos que más hieren. No sólo por lo que componen, también por la ausencia que revelan de otra construcción política capaz de efectuar una interpelación popular, convocar a los hombres y mujeres, a los trabajadores, a los desocupados, a los que estudian y los que crean, a apoyar y expandir una diferencia que efectivamente existe en ciertos actos y se opaca en la rutina de las antiguallas partidarias. No es casual que en las entretelas de estas alianzas de ocasión con personajes sin moral y sin conciencia, que han navegado los últimos veinte años de vida política, haya tomado cuerpo la “idea” de una “salida ordenada” del kirchnerismo, manejando figuras como el cáustico sojero fórmula 1.
Esa salida –engalanada con prefijo post- dejaría al pueblo como rehén. Se trata, en realidad, de la restauración conservadora con la misma soja al cuello pero con Hugo del Carril en la vitrola. El gobierno se recuesta sobre una estructura partidaria que parece garantizarle un piso electoral imprescindible, sin transitar por sendas en las que se podría vislumbrar un horizonte distinto. Comprender la carencia no significa aceptar la solución como la única posible. Es, más bien, anticipar los costos a pagar.

Son temas que es necesario revisar. La dignidad de un proyecto social de cambios requiere que sus apoyos surjan convencidamente de llamados a las vertientes sociales, productivas y culturales que esperan participar en un movimiento que pueda gobernar en medio de desafíos fundamentales y vencerlos innovadoramente.
Ese llamado aún no ha ocurrido aunque, como debe brotar de los pliegues críticos de la sociedad, es necesario encontrar en la sociedad civil el lenguaje y los argumentos para concretarlo. Un lenguaje sensible a una sociedad que se ha transformado y cuyas disidencias internas, sus polémicas públicas, no pueden ser explicadas sólo con la cartilla de las anteriores lecturas nacional-populares. El desafío es apropiarse de aquellas lecturas pero entramadas en una nueva y compleja realidad; de reencontrarse con los afluentes de una memoria de la justicia y la igualdad en el contexto de inéditos saltos al vacío del capitalismo actual. Es bajo esta perspectiva que reconocemos la trascendencia de lo abierto en mayo del 2003 y que no olvidamos las enormes dificultades que existían y que todavía persisten para construir un proyecto democrático y popular. Algunas izquierdas, como lo han hecho repetidamente, no atinan a dar cuenta de la singularidad de los acontecimientos.
Es hora de entrelazar miradas, perspectivas, tradiciones y biografías diversas que comparten el ideal emancipatorio, intuyendo que la hora argentina reclama una fuerte toma de partido que sea capaz de enfrentar la restauración conservadora.

No queda mucho tiempo para ello. Pero reconocer las dificultades no implica bajar los brazos. Las consecuencias de un triunfo de la coalición conservadora pueden ser graves, pero este documento quiere ser de esperanza y de reagrupamiento en la lucha. Veamos: en la Ciudad de Buenos Aires está en curso una experiencia. La gobierna una derecha que con remozada gestualidad despliega destructivos ataques a las instituciones públicas de la ciudad, rastrilla las calles con anteojeras represivas y no desdeña ocasión de borrar aquello que otros pensamientos políticos habían inscripto en la vida estatal. Gobierna esa derecha por su capacidad de seducir a un electorado dispuesto al festejo de fórmulas abstractas que (ilusoriamente) resolverían problemas complejos. Pero el progresismo porteño aún merece una revisión crítica y el gobierno nacional el cuestionamiento de su escasa reflexión sobre la peculiar sensibilidad cultural y política de la ciudad. Cuando algo permanece intratado, cuando no se lo considera en su especificidad, es arrojado a un trato consignista, abstracto, reactivo. Campo fértil para las derechas, con sus maniqueísmos excluyentes.
Por eso, se arriesga demasiado cuando se trata con categorías deseñosas a una ciudadanía que puede ser complaciente y superficial, pero en ocasiones, además, díscola y crítica. También el riesgo es altísimo cuando se renuncia a considerar ciertos temas, como el de seguridad, por lo que arrastran de amenaza. Las grandes ciudades argentinas, escenarios y protagonistas de luchas emblemáticas de la historia nacional (desde las huelgas de la Semana Trágica o la Reforma universitaria hasta el Cordobazo; desde el 17 de octubre o la huelga del Frigorífico Lisandro de la Torre hasta las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001), esas mismas ciudades han sido permeables al discurso neoliberal. Pero las ciudades anteriores persisten.

Tradiciones culturales y memorias comunitarias subyacen a la espera de una invocación política que las reavive y contenga. Nadie es dueño de la conciencia de los millones que viven, sueñan y despotrican en estas urbes. La crisis puede ser oportunidad de reabrir esa historia y para considerar los núcleos potentes de las luchas urbanas actuales: la confrontación contra la precarización del trabajo y el desempleo, el enfrentamiento contra las añejas pero actualizadas formas de opresión a las mujeres, para nombrar sólo algunas. No damos por perdida esa apuesta por arrebatar las ciudades de sus cautiverios mediáticos y sus temblores restauradores.
Cuestiones vitales como el modelo energético, el régimen de entidades financieras, el transporte ferroviario y fluvial, la explotación minera, requieren formas de desarrollo viables que no acepten fáciles composiciones con empresas transnacionales que no tienen hipótesis de preservación ambiental ni se componen con un modelo económico nacional autónomo. Es necesario actuar con criterios eficaces en torno a crear opciones económicas democráticas, donde un pragmatismo inmediatista no sustituya un proyecto más profundo de economía distributiva, proteccionismo democrático, urbanismo integrador e inclusivo y ordenamientos normativos que impidan la rapiña de recursos. Esto requeriría de instituciones estatales con capacidad de desplegar políticas públicas, con efectiva llegada a todo el territorio nacional. Pero sabemos que, si entre los méritos del ciclo abierto en el 2003 está el de resituar la importancia del Estado, también es claro que el realmente existente no está a la altura de esa relevancia.

Se han desplegado, sin embargo, considerables apoyos a los compromisos científicos sustantivos, expandiendo la investigación, los presupuestos a ella destinados e incentivando la innovación intelectual en la vida social productiva. En este mismo itinerario, queda pendiente la renovación de las fuentes de la reflexión crítica sobre estas materias, sin esquematismos ni fervores momentáneos que demoren el encuentro de los grandes núcleos de acción intelectual creativa en torno a la ciencia, el arte, el urbanismo, los medios de comunicación, el lenguaje, el diseño y las tecnologías. La creación del Ministerio de Cultura de la Nación, capaz de articularse con el de Ciencia y Tecnología, permitiría pensar la inteligencia y la creatividad sociales en conjunto, no como secciones estancas de acciones nómadas.

Por todo esto, llamamos a ejercer el derecho de crítica autónoma dentro de un gran campo de apoyo a los aspectos realizativos que ha encarnado el gobierno nacional. El momento lo reclama. No somos partisanos de una axiomática y binaria contradicción fundamental, aún cuando reconozcamos que las situaciones críticas conllevan, a nuestro pesar, un borramiento de matices. Debe haber distintas variantes y situaciones para los pensamientos críticos. Pero tampoco el gobierno es ese manojo irreversible de contradicciones obtusas que a diario nos propone la vasta maquinaria mediática que lo envía al patíbulo en miles de minutos diarios de televisión, acudiendo a las doctrinas ubicuas del escándalo y el odio, en uno de los momentos más graves de irracionalismo asustadizo y de no tan encubiertos racismos que haya vivido la sociedad argentina contemporánea. Esa ofensiva de una derecha agromediática que no deja nada por tocar ni ensuciar, que corta rutas y agita conspiraciones, nos persuade de la decisiva importancia que adquiere no solamente la defensa de la legitimidad democrática sino, más hondo y grave, del decisivo entrelazamiento de un proyecto popular con el destino del gobierno. Desatar el nudo que une ambas perspectivas constituye un error cuyo costo puede ser desmesuradamente elevado; imaginar que la caída de lo inaugurado en el 2003 puede ensanchar el horizonte popular y nacional es no sólo una gigantesca quimera sino una perturbadora irresponsabilidad histórica de los que todavía no comprenden el carácter y la dimensión del peligro restaurador.

La restauración tiene sus antenas y tentáculos preparados para aprovechar los deficientes reconocimientos mutuos que hemos tenido entre aquellos que en el pasado compartimos horas decisivas para constituir una fuerza popular transformadora desde distintas vertientes de la historia argentina. Llamamos entonces a que consideren favorablemente estas ideas, precisamente los compañeros de las izquierdas, de las corrientes nacional-populares, de los libertarismos, de los autonomismos y de los socialismos. Es imprescindible que sigan realizando observaciones críticas a las que siempre les otorgamos credibilidad, pero también les proponemos que las integren a un seno común aunque heterogéneo de opiniones situado ante la urgencia de oponerse a la restauración conservadora. Pero no menos imprescindible es que se constituya una gran fuerza autónoma que recorra las diversas experiencias de transformación social y las devuelva a la esfera pública de un modo movilizador, renovado y creíble. Allí radica una de las apuestas sin la que resulta casi inimaginable la profundización popular de un proyecto democrático que vino a renovar las lenguas políticas en un tiempo dominado por las clausuras y las desesperanzas.

Llamamos a actuar contra la restauración conservadora de un modo creativo, inhibiendo su diseminación con argumentos sutiles y masivos, que pongan en evidencia su auténtica impostura, su anacronismo y la amenaza que suponen a cualquier forma de redención social, defendiendo los aspectos progresivos de la actual situación y haciendo explícitas las reservas, a modo de un necesario reencaminamiento de las acciones políticas populares. Llamamos a no dejarnos sorprender por el clima de desprecio que crean los operadores de una crisis anunciada, que es el ensueño de las viejas fuerzas del Orden con pañuelito de seda al cuello, gozando ahora de la masividad mediática con que instalaron el partido del miedo.
Llamamos a retirarnos de la quietud y a no quedar atados al comprensible malestar por los enredos que poseen muchos de los recorridos políticos de la hora. Porque la aparente claridad de los restauradores traerá al país los capítulos ya conocidos de la pasividad cívica, el descompromiso con el trabajo colectivo, la mediocridad política y el predominio de los círculos áulicos que operan en el servicialismo a los más oscuros poderes imperiales, cuyo resultado previsible es la multiplicación de la desigualdad, su marca más auténtica.

En estos meses, se desplegará una contienda electoral que tendrá mucho de plebiscito respecto de las políticas gubernamentales, que en algunos casos presentan deficiencias pero que configuran acciones reparatorias para una sociedad dañada. Las rutinas electorales –con sus desfiles de espantajos y sus diatribas mutuas- serían insufladas de otro entusiasmo si se las dota de un carácter programático. De un programa en el que la defensa de los humanos, la consideración de la seguridad sin reduccionismos represivos, políticas de retención de las rentas extraordinarias, estrategias de apoyo a la producción, proyectos educativos que promuevan sujetos autónomos e inclusión social, políticas de salud enraizadas en las vastas necesidades populares, la profundización de la integración regional, la preservación ambiental (incluidos los glaciares) no puedan ser expurgados ni menoscabados. Por otro lado, también se estará debatiendo una de las más radicales medidas de distribución cultural: una ley que impulsa la democratización del sistema de medios de comunicación. El proyecto, surgido de intercambios y consultas, estará recorriendo los vericuetos del debate en la sociedad civil antes de su trato parlamentario. No serán, no son, tiempos fáciles, portan una nitidez casi dolorosa y exigen renovadas pasiones. Muestran que no hay para el pueblo argentino “salida ordenada” contra la restauración conservadora.

¡Profundicemos los cambios! Ese es nuestro llamado.

CARTA ABIERTA
marzo de 2009

viernes, 27 de marzo de 2009

La verdad sobre las interferencias,,,,





PARTE DE GUERRA

El día 25 de marzo de 2009, las 20.25 hs el Comando Tecnológico Armando Bo de la JP Descamisados procedió a interferir la señal emanada por el Satelite INTELSAT a través del cual transmiten su señal Canal 13, TN (Todo Negativo) y Radio Mitre, todas empresas pertencientes al Gorilopolio CLARIN.-

La acción fue desarrollada por las TEI (Tropas Especiales de Interferencia) mediante la colocación de un artefacto (de fabricación en la Telescuela Técnica Montonera) conformado por una budinera y una percha, que orientadas con las coordenadas que nos legara el General Peron, lograron interferir la señal del Grupo Económico.-

Unas horas antes, los cipayos del gorilopolio CLARIN, comenzaban a transmitir el infame rostro de la mentira, representado en la persona de Sergio Lapegüe, minúsculo personero de la desinformación popular, hijo del General Lapegüe, ladero de Bussi en Tucuman.

Una vez más el Ejército Descamisado demuestra que no hay barco, avión, lancha, cama, pared o satélite donde los enemigos del pueblo puedan esconderse.

Como nos enseñara el compañero y cantautor Bombita Rodríguez, no hay lugar, siquiera en el espacio sideral, donde las fuerzas del odio y la mentira puedan sentirse seguras.

Su debilidad lo muestra esta operación.

Por cada infame mentira del enemigo, Cinco interferencias habremos de provocarle.-

Que Dios, Nuestro Señor, se apiade de su Señal.

¡PERÓN O MUERTE!

¡VIVA LA PATRIA!

LOS SATELITES SON DE PERON

JP DESCAMISADOS

PD: ¡Já!

Fuente: Nacional y Popular

martes, 24 de marzo de 2009

Otra muerte por un piquete agrogarca

Sáenz Peña, Chaco

ACA, Denuncian que demoraron a una ambulancia en un piquete

24-03-2009 / Lo declaró el chofer que trasladaba a una joven agonizante. Los manifestantes agrarios bloqueaban la Ruta 16 y el conductor debió retrasarse unos minutos desesperantes, hasta que el camino fue liberado. Gisela Bunchich, la víctima, llegó al hospital, pero murió unas horas más tarde.


Los manifestantes de Saenz Peña demoraron el paso de una ambulancia que llevaba una joven herida.


El destino de la ambulancia era el hospital de Villa Berthet, pero en el camino se topó con un piquete agrario. El chofer encendió las sirenas, los manifestantes hicieron caso omiso y lo obligaron a aminorar la marcha. La víctima fatal es la joven Gisela Bunchich, de una familia muy conocida en la ciudad chaqueña.


“No fueron muchos minutos los que tardamos en sortear el piquete, pero tuvimos que frenar nuestra marcha porque los que allí estaban no se movían de la ruta”, denunció Marcelo Obregón, el conductor que llevaba de urgencia a Bunchich, una de las heridas por un accidente producido en la Ruta Provincial número 6.


En una nota para el portal Chaco día por día, el chofer lamentó la actitud de los manifestantes rurales de Saenz Peña, la segunda ciudad de la Provincia. “Como no se movían de la cinta asfáltica, debí frenar y después continuar por la banquina, pero a poco de hacerlo tuve que eludir a otro grupo de personas que estaban sobre la ruta y entonces crucé a la ambulancia a la banquina contraria. Recién ahí pude encontrar el camino para pasar”, relató.


El accidente que causó la muerte de la chica se produjo ayer por la noche y en la ambulancia viajaban la madre de la joven, un médico que asistía a la víctima y un enfermero del hospital. Además, otros dos automóviles trasladaban al resto de los heridos a dos centros asistenciales de la zona.


“Estas personas tienen que considerar lo que hacen. Esto que nos pasó, también le puede ocurrir a un hijo de ellos, por eso pido que razonen porque también ellos nos pueden necesitar”, concluyó Obregón.

Carta Abierta a la Junta Militar




24 de marzo de 1977
Por Rodolfo Walsh
(Notas al pie)

"Cadena Informativa es uno de los instrumentos que está creando el pueblo argentino para romper el bloqueo de la información. Cadena Informativa puede ser USTED MISMO, un instrumento para que usted se libere del terror y libere a otros del terror. Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote al Miedo. Haga circular esta información". ANCLA

I. La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años. El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades. El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron. Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese "ser nacional" que ustedes invocan tan a menudo. Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad Argentina.

II. Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror. Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio [1]. Más de siete mil recursos de hábeas corpus han sido contestados negativamente este último año. En otros miles de casos de desaparición el recurso ni siquiera se ha presentado porque se conoce de antemano su inutilidad o porque no se encuentra abogado que ose presentarlo después que los cincuenta o sesenta que lo hacían fueron a su turno secuestrados. De este modo han despojado ustedes a la tortura de su límite en el tiempo. Como el detenido no existe, no hay posibilidad de presentarlo al juez en diez días según manda un ley que fue respetada aún en las cumbres represivas de anteriores dictaduras. La falta de límite en el tiempo ha sido complementada con la falta de límite en los métodos, retrocediendo a épocas en que se operó directamente sobre las articulaciones y las vísceras de las víctimas, ahora con auxiliares quirúrgicos y farmacológicos de que no dispusieron los antiguos verdugos. El potro, el torno, el despellejamiento en vida, la sierra de los inquisidores medievales reaparecen en los testimonios junto con la picana y el "submarino", el soplete de las actualizaciones contemporáneas [2]. Mediante sucesivas concesiones al supuesto de que el fin de exterminar a la guerrilla justifica todos los medios que usan, han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica en la medida que el fin original de obtener información se extravía en las mentes perturbadas que la administran para ceder al impulso de machacar la sustancia humana hasta quebrarla y hacerle perder la dignidad que perdió el verdugo, que ustedes mismos han perdido.

III. La negativa de esa Junta a publicar los nombres de los prisioneros es asimismo la cobertura de una sistemática ejecución de rehenes en lugares descampados y horas de la madrugada con el pretexto de fraguados combates e imaginarias tentativas de fuga. Extremistas que panfletean el campo, pintan acequias o se amontonan de a diez en vehículos que se incendian son los estereotipos de un libreto que no está hecho para ser creído sino para burlar la reacción internacional ante ejecuciones en regla mientras en lo interno se subraya el carácter de represalias desatadas en los mismos lugares y en fecha inmediata a las acciones guerrilleras. Setenta fusilados tras la bomba en Seguridad Federal, 55 en respuesta a la voladura del Departamento de Policía de La Plata, 30 por el atentado en el Ministerio de Defensa, 40 en la Masacre del Año Nuevo que siguió a la muerte del coronel Castellanos, 19 tras la explosión que destruyó la comisaría de Ciudadela forman parte de 1.200 ejecuciones en 300 supuestos combates donde el oponente no tuvo heridos y las fuerzas a su mando no tuvieron muertos. Depositarios de una culpa colectiva abolida en las normas civilizadas de justicia, incapaces de influir en la política que dicta los hechos por los cuales son reprimidos, muchos de esos rehenes son delegados sindicales, intelectuales, familiares de guerrilleros, opositores no armados, simples sospechosos a los que se mata para equilibrar la balanza de las bajas según la doctrina extranjera de "cuenta-cadáveres" que usaron los SS en los países ocupados y los invasores en Vietnam. El remate de guerrilleros heridos o capturados en combates reales es asimismo una evidencia que surge de los comunicados militares que en un año atribuyeron a la guerrilla 600 muertos y sólo 10 ó 15 heridos, proporción desconocida en los más encarnizados conflictos. Esta impresión es confirmada por un muestreo periodístico de circulación clandestina que revela que entre el 18 de diciembre de 1976 y el 3 de febrero de 1977, en 40 acciones reales, las fuerzas legales tuvieron 23 muertos y 40 heridos, y la guerrilla 63 muertos [3]. Más de cien procesados han sido igualmente abatidos en tentativas de fuga cuyo relato oficial tampoco está destinado a que alguien lo crea sino a prevenir a la guerrilla y Ios partidos de que aún los presos reconocidos son la reserva estratégica de las represalias de que disponen los Comandantes de Cuerpo según la marcha de los combates, la conveniencia didáctica o el humor del momento. Así ha ganado sus laureles el general Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, antes del 24 de marzo con el asesinato de Marcos Osatinsky, detenido en Córdoba, después con la muerte de Hugo Vaca Narvaja y otros cincuenta prisioneros en variadas aplicaciones de la ley de fuga ejecutadas sin piedad y narradas sin pudor [4]. El asesinato de Dardo Cabo, detenido en abril de 1975, fusilado el 6 de enero de 1977 con otros siete prisioneros en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército que manda el general Suárez Masson, revela que estos episodios no son desbordes de algunos centuriones alucinados sino la política misma que ustedes planifican en sus estados mayores, discuten en sus reuniones de gabinete, imponen como comandantes en jefe de las 3 Armas y aprueban como miembros de la Junta de Gobierno.

IV. Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas [5]. Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza, incluyendo el chico de 15 años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, "con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles" según su autopsia. Un verdadero cementerio lacustre descubrió en agosto de 1976 un vecino que buceaba en el Lago San Roque de Córdoba, acudió a la comisaría donde no le recibieron la denuncia y escribió a los diarios que no la publicaron [6]. Treinta y cuatro cadáveres en Buenos Aires entre el 3 y el 9 de abril de 1976, ocho en San Telmo el 4 de julio, diez en el Río Luján el 9 de octubre, sirven de marco a las masacres del 20 de agosto que apilaron 30 muertos a 15 kilómetros de Campo de Mayo y 17 en Lomas de Zamora. En esos enunciados se agota la ficción de bandas de derecha, presuntas herederas de las 3 A de López Rega, capaces dc atravesar la mayor guarnición del país en camiones militares, de alfombrar de muertos el Río de la Plata o de arrojar prisioneros al mar desde los transportes de la Primera Brigada Aérea [7], sin que se enteren el general Videla, el almirante Massera o el brigadier Agosti. Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre "violencias de distintos signos" ni el árbitro justo entre "dos terrorismos", sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte [8]. La misma continuidad histórica liga el asesinato del general Carlos Prats, durante el anterior gobierno, con el secuestro y muerte del general Juan José Torres, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz y decenas de asilados en quienes se ha querido asesinar la posibilidad de procesos democráticos en Chile, Boliva y Uruguay [9]. La segura participación en esos crímenes del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal, conducido por oficiales becados de la CIA a través de la AID, como los comisarios Juan Gattei y Antonio Gettor, sometidos ellos mismos a la autoridad de Mr. Gardener Hathaway, Station Chief de la CIA en Argentina, es semillero de futuras revelaciones como las que hoy sacuden a la comunidad internacional que no han de agotarse siquiera cuando se esclarezcan el papel de esa agencia y de altos jefes del Ejército, encabezados por el general Menéndez, en la creación de la Logia Libertadores de América, que reemplazó a las 3 A hasta que su papel global fue asumido por esa Junta en nombre de las 3 Armas. Este cuadro de exterminio no excluye siquiera el arreglo personal de cuentas como el asesinato del capitán Horacio Gándara, quien desde hace una década investigaba los negociados de altos jefes de la Marina, o del periodista de "Prensa Libre" Horacio Novillo apuñalado y calcinado, después que ese diario denunció las conexiones del ministro Martínez de Hoz con monopolios internacionales. A la luz de estos episodios cobra su significado final la definición de la guerra pronunciada por uno de sus jefes: "La lucha que libramos no reconoce límites morales ni naturales, se realiza más allá del bien y del mal" [10].

V. Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada. En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar [11], resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales. Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisiones internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% [12] prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron [13]. Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares. Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de la salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la "racionalización". Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subterráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo , el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe. Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar "el país", han sido ustedes más afortunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en solo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13% en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia. Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.

VI. Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete. Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: "Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos" [14]. El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el "festín de los corruptos". Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideología que amenaza al ser nacional.

Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las 3 Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aún si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán desaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas.

Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.

Rodolfo Walsh. - C.I. 2845022


NOTAS:

[1] Desde enero de 1977 la Junta empezó a publicar nóminas incompletas de nuevos detenidos y de "liberados" que en su mayoría no son tales sino procesados que dejan de estar a su disposición pero siguen presos. Los nombres de millares de prisioneros son aún secreto militar y las condiciones para su tortura y posterior fusilamiento permanecen intactas.

[2] El dirigente peronista Jorge Lizaso fue despellejado en vida, el ex diputado radical Mario Amaya muerto a palos, el ex diputado Muñiz Barreto desnucado de un golpe. Testimonio de una sobreviviente: "Picana en Ios brazos, las manos, los muslos, cerca de Ia boca cada vez que lloraba o rezaba... Cada veinte minutos abrían la puerta y me decían que me iban hacer fiambre con la máquina de sierra que se escuchaba".

[3] "Cadena Informativa", mensaje Nro. 4, febrero de 1977.

[4] Una versión exacta aparece en esta carta de los presos en la Cárcel de Encausados al obispo de Córdoba, monseñor Primatesta: "El 17 de mayo son retirados con el engaño de ir a la enfermería seis compañeros que luego son fusilados. Se trata de Miguel Angel Mosse, José Svagusa, Diana Fidelman, Luis Verón, Ricardo Yung y Eduardo Hernández, de cuya muerte en un intento de fuga informó el Tercer Cuerpo de Ejército. El 29 de mayo son retirados José Pucheta y Carlos Sgadurra. Este úItimo había sido castigado al punto de que no se podía mantener en pie sufriendo varias fracturas de miembros. Luego aparecen también fusilados en un intento de fuga".

[5] En los primeros 15 días de gobierno militar aparecieron 63 cadáveres, según los diarios. Una proyección anual da la cifra de 1500. La presunción de que puede ascender al doble se funda en que desde enero de 1976 la información periodística era incompleta y en el aumento global de la represión después del golpe. Una estimación global verosímil de las muertes producidas por la Junta es la siguiente. Muertos en combate: 600. Fusilados: 1.300. Ejecutados en secreto: 2.000. Varios. 100. Total: 4.000.

[6] Carta de Isaías Zanotti, difundida por ANCLA, Agencia Clandestina de Noticias.

[7] "Programa" dirigido entre julio y diciembre de 1976 por el brigadier Mariani, jefe de la Primera Brigada Aérea del Palomar. Se usaron transportes Fokker F-27.

[8] El canciller vicealmirante Guzzeti en reportaje publicado por "La Opinión" el 3-10-76 admitió que "el terrorismo de derecha no es tal" sino "un anticuerpo".

[9] El general Prats, último ministro de Ejército del presidente Allende, muerto por una bomba en setiembre de 1974. Los ex parlamentarios uruguayos Michelini y Gutiérrez Ruiz aparecieron acribillados el 2-5-76. El cadáver del general Torres, ex presidente de Bolivia, apareció el 2-6-76, después que el ministro del Interior y ex jefe de Policía de Isabel Martínez, general Harguindeguy, lo acusó de "simular" su secuestro.

[10] Teniente Coronel Hugo Ildebrando Pascarelli según "La Razón" del 12-6-76. Jefe del Grupo I de Artillería de Ciudadela. Pascarelli es el presunto responsable de 33 fusilamientos entre el 5 de enero y el 3 de febrero de 1977.

[11] Unión de Bancos Suizos, dato correspondiente a junio de 1976. Después la situación se agravó aún más.

[12] Diario "Clarín".

[13] Entre los dirigentes nacionales secuestrados se cuentan Mario Aguirre de ATE, Jorge Di Pasquale de Farmacia, Oscar Smith de Luz y Fuerza. Los secuestros y asesinatos de delegados han sido particularmente graves en metalúrgicos y navales.

[14] Prensa Libre, 16-12-76.

lunes, 23 de marzo de 2009

La Fábrica Militar de Aviones y la recuperación del mayor emblema de la industria nacional





Por Fernando Del Corro (*)


Dentro del desmantelamiento del estado argentino por parte del gobierno de Carlos Saúl Menem hubo negocios más importantes a la hora de las privatizaciones medidos en términos contables pero ninguno mayor, en lo estratégico, como fuente de desarrollo científico-tecnológico, a la par que productivo, que la Fábrica Militar de Aviones (FMA), cuyos desarrollos, virtualmente fueron desaprovechados durante años por los gobiernos posteriores al golpe de septiembre 1955.

La decisión de las nuevas autoridades nacionales, anunciada por la presidenta Cristina Fernández en la Provincia de Córdoba, no hizo más que restablecer la propiedad estatal sobre algo que nunca debió haber sido desmantelado como fuente de producción y generación de conocimiento, como pudieron probarlo décadas atrás la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y los Estados Unidos de América (EUA) durante la llamada “Guerra Fría” y la India , cuyo actual desarrollo aeronáutico es heredero de la FMA.

Esta fue creada en octubre de 1927 por ese visionario presidente industrialista que fuera Máximo Marcelo Torcuato de Alvear constituyéndose en la primera empresa manufacturera del estado vinculada con la alta tecnología. El propio Alvear ya había creado en 1923 el Frigorífico Nacional, años más tarde bautizado “Lisandro De la Torre ”, para frenar los manejos especulativos de los frigoríficos estadounidenses y de capitales del Reino Unido (RU).

También en 1923 había encargado estudios sobre producción de energía mareomotriz que con el fin de su mandato quedaron en una acumulación de papeles; incrementó los aranceles de importación; estableció el pago del salario en moneda nacional y avanzó en la reglamentación laboral. Y dio el gran salto en 1925 con la construcción de la Destilería de La Plata de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), una de las más avanzadas de su época en el mundo, con la venta de bonos del Tesoro ya que el Congreso se negó a votarle el presupuesto.

En el marco de ese desarrollo fue que en octubre de 1927 decidió la creación de la FMA en Córdoba. Hasta entonces el estado había desarrollado empresas de servicios como las también recuperadas por esta gestión de aguas y correos y extractivas primarias, como la recién nacida YPF, y con el propio Alvear del procesamiento de bienes primarios. La inversión estatal en la fábrica de aviones incorporó a la Argentina al mundo de la tecnología como se demostró en las décadas posteriores.

Una breve reseña de la historia de la aviación argentina indica que el nederlandés Miguel de Colombisse pidió, tras la Revolución de Mayo de 1810 ayuda económica a la Primera Junta para construir aeróstatos, pero se consideró que había otras prioridades en medio de las guerras anticolonialistas. Recién el 6 de julio de 1866, durante la “Guerra de la Triple ” alianza, un militar argentino, el capitán e ingeniero Roberto A. Chodasiewiecz, nacido en Polonia, fue el primero en volar un aerostato brasilero para reconocer las líneas paraguayas. En 1907 llegó al país el primer aerostato, de la mano de Aarón de Anchorena, bautizado “Pampero” con el que ese año, en compañía del ingeniero Jorge Newbery cruzó el Río de la Plata hasta el Uruguay.

En 1908 se creó el Aero Club Argentino que, entre sus directivos, además de los mencionados, contaba, entre otros, al ingeniero Horacio Anasagasti, el gran pionero nunca suficientemente reconocido, de la industria automotriz argentina. Y también la primera tragedia cuando el 17 de octubre el “Pampero” se perdió sobre el Río de la Plata con Eduardo Newbery y el sargento Eduardo Romero a bordo.
La historia siguió en 1909 cuando Anasagasti importó otro aerostato de Francia que fue bautizado “Patriota”. En enero de 1910 el francés Henri Brégi el primer vuelo mecánico con un biplano importado que terminó accidentadamente en Campo de Mayo, en el Gran Buenos Aires. Y en 30 de marzo, en Villa Lugano, en el suroeste de la capital argentina se realizó el primer vuelto nocturno de la historia mundial. Poco después en el Aero Club se creó la Comisión Pro Flotilla Aero Militar Argentina, lo que fue concretado en 1912 mediante un decreto del entonces presidente Roque Sáenz Peña que creó la Escuela de Aviación Militar en El Palomar, Gran Buenos Aires. En diciembre de ese año el conscripto Pablo Teodoro Fels batió, en un vuelo a Montevideo, el récord de distancia sobre agua, con el mismo avión con el que en 1914 se mató Jorge Newbery en Mendoza.

El desarrollo aeronáutico siguió con éxitos y algunos fracasos como el que costó la vida a Benjamín Matienzo. En 1926 Pedro Zanni y Felipe Beltrame en dos aviones Fokker cruzaron Europa y Asia realizando 17.000 kilómetros en etapas. La aviación europea había tenido un gran impulso en el marco de la “Gran Guerra”, luego rebautizada “Primera Guerra Mundial”. Ese mismo año Bernardo Duggan, junto con dos pilotos italianos, a través de 14.856 kilómetros cubrió el recorrido entre las ciudades de Nueva York, en los Estados Unidos de América, y Buenos Aires.

En tanto en la Argentina se habían construido las aeronaves de marca Castalbert y Mira y hasta algunas en la propia Escuela. Fue en ese marco que Alvear decidió crear la Fábrica , ahora recuperada, y cuya dirección ejercían los ingenieros Domingo Salvá y Francisco de Arteaga. Un año después ya se producían los Avro K-504 y, algo después, los Ae M.E.1, ya totalmente fabricados en el país. La historia siguió con los gloriosos Pulqui, los Pucará y los Pampa, ya en época más reciente y otros productos como el célebre furgón “Rastrojero” y las motocicletas “Puma”.

El gobierno militar de 1943-1946 fue el gran impulsor de la Fuerza Aérea independiente del Ejército y la Armada. Fue la primera en América Latina en usar aviones a reacción al recibirlos del Reino Unido como pago parcial de la deuda que este país había contraído con la Argentina durante la “Segunda Guerra Mundial”. El RU había declarado la incobrabilidad de sus deudas a menos que los acreedores aceptasen hacerlo en productos. Se trataba de los cazas Gloster Meteor y de los bombarderos Avro-Lincoln.

La época más gloriosa

El “Primer Plan Quinquenal” del gobierno de Juan Domingo Perón no contemplaba el desarrollo aeronáutico pero éste se produjo con la aparición del “Pulqui I”, por lo que en el “Segundo Plan Quinquenal” ya fue incluido y así surgió el espectacular “Pulqui II”, al que hubiese devenido el “Pulqui III”, ya diseñado pero nunca construido. Aunque el golpe de la autotitulada “Revolución Libertadora”, en septiembre de 1955, no terminó con el proyecto de desarrollo aeronáutico a cargo de la Fuerza Aérea , lo cierto es que se generó un desinterés, ligado con la ignorancia del antiperonismo cerril vinculado con el retorno al proyecto agroexportador, que fue desactivando esa política a la que terminó de liquidar Arturo Frondizi (1958-1962) que optó por una estrategia de industrialización tecnológicamente dependiente.

La FMA, en cuya creación habían influido las ideas de Alejandro Bunge tomadas por Alvear sobre el desarrollo capitalista tardío, ya tenía antes del peronismo políticas claras en la materia y así fue como había diseñado y construido hasta 1946 varias aeronaves, algunas de madera y tela, que habían servido para la instrucción de los pilotos. Sobre esto, el martes la presidenta Cristina Fernández informó que hoy hay 237 pilotos civiles argentinos entrenándose en Europa para prestar servicios en la también recuperada Aerolíneas Argentinas (AA) y que ahora podrán continuar haciéndolo en Córdoba.

Pero después de la II Guerra Mundial las cosas habían cambiado y era necesario integrarse al nuevo escenario mundial en un marco de autonomía, imposible frente a una constante dependencia en el abastecimiento de los insumos de alta tecnología. Dentro de ellos estaban los grandes avances de la aeronáutica que, a partir de los aviones militares fue impulsando las mejoras que luego se tradujeron en una integración planetaria insospechada por casi todos en aquellos tiempos.

Perón asumió el 4 de junio de 1946 y si bien la estrategia sobre la industria aeronáutica ya estaba en el instituto que dirigía el comodoro ingeniero Juan Ignacio San Martín, los ritmos se aceleraron, sobre todo contando con el aporte del ingeniero francés Emile Dewoitine, llegado tras el fin de la II Guerra , al punto de que, bajo su dirección, en julio se iniciaron las tareas de diseño, con tanta energía, que el 9 de agosto de 1947, el teniente Osvaldo Weiss piloteó el vuelo de prueba.

La Argentina se había convertido así en el noveno país del mundo en desarrollar un avió a reacción, o “a chorro”, como se decía entonces, según una nota de Atilio Marino y Horacio Garciso en la revista “Aero Espacio”, reproducida en “Aquí ATEPSA” (Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación), en la que se indica el siguiente orden, con acotaciones propias.

1) Heinkel He 178 (Alemania, 24-8-1939).
2) Caprone Campini N-1 (Italia, 27-8-1940).
3) Gloster E. 28/39 (Reino Unido, 14-5-1941).
4) Bel XP- 59 A Airacomet (Estados Unidos de América, 1-10-1942).
5) Nakajima J8NI Kikka (Japón, 7-8-1945).
6) Yak 15 (URSS, 24-4-1946, meses antes se había creado el Mig-13 que tuvo un vuelo inaugural el 3-3-1945 pero fue desechado).
7) Soud Ouest S.O. 6000 (Francia, 11-11-1946).
8) SAAB-21-R (Suecia, 10-3-1947).
9) IAe-27 Pulqui (Argentina, 9-8-1947).

Como se ve, ninguno de los que se anticiparon al caza interceptor argentino Pulqui I fueron productos de países de lo que, algo después, pasó a conocerse como Tercer Mundo, sino todos de alto desarrollo, y menos de hablas ibéricas.

Si bien el avión no logró las performances esperadas cuando se firmó el contrato con Dewoitine el 26 de junio de 1946, fue un avance notable para la tecnología argentina y más allá de que su velocidad de punta llegó a los 720 kilómetros por hora y no a los previstos 850, apenas el dictador español Francisco Franco se enteró del hecho llamó severamente la atención a su ministro del Aire, general Eduardo González Gallarda, por no haber contratado al ingeniero francés que antes de ofrecer sus servicios a la Argentina lo había hecho a España.

Pese a que en el ínterin se había comenzado con el proyecto de la segunda versión, el Pulqui II, se siguió experimentando con el Pulqui I hasta marzo de 1956, cuando hizo su último vuelo de la mano del teniente piloto Celio González. El Pulqui I fue el primero de esos logros pero pronto se avanzó mucho más, con la llegada al país del ingeniero alemán Kurt Tank, diseñador en su país, durante la II Guerra , de los Focke Wulf. Los resultados exitosos del Pulqui II hicieron que hasta llegara a la Argentina, interesado en su adquisición, Bernardo, príncipe consorte de la ex reina Juliana, de los Países Bajos (el mismo del escándalo de los Lockheed, dos décadas después), operación que no terminó de concretarse.
Si bien en las pruebas del Pulqui II hubo algunos accidentes fatales, las características de avanzada del avión fueron convalidadas en la práctica durante los años siguientes, aunque no en la Argentina , porque lo que no se hizo en el país si se concretó en otros donde las cosas no se tomaron a risa y, así, los planos originales de Tank (que saliera de Alemania como el profesor Matties), dibujados antes de su venida, aparecieron los correspondientes versiones en cada una de las dos superpotencias.
Los soviéticos, a partir de esos diseños, desarrollaron y construyeron el famoso y exitoso Mig-15, que tantos dolores de cabeza dio a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), mientras que, con otras copias, en los Estados Unidos apareció otro caza-interceptor no menos exitoso, el Sabre F-86, en tanto que en la Argentina se abandonó toda estrategia en la materia.

En cuanto al Pulqui III, que estaba diseñado ya antes del golpe contra Perón , fue otra de esas iniciativas muertas en cajones de la burocracia. Pero así como lo que debió ser el Pulqui II fueron, a la postre, el Mig-15 y el Sabre F-86, los planos del ya cazabombardero Pulqui III tampoco se perdieron, porque cuando Tank, cansado de lo que pasaba en el país optó por irse de la Argentina , se los llevó con él. Se convirtieron, entonces, con el gobierno del pandit Jawarharlal Nehru, en el punto de partida para el desarrollo de la industria aeronáutica de la India, al ver la luz, pero con un nombre más propio de esa gran nación del Asia Central, “Hindustan” o HF-24 Marut. Hoy la estatal Hindustan Aeronautica Limited (HAL) produce aviones, helicópteros y partes y provee, desde Bangalore, a las industrias aeronáutica y aeroespacial de numerosos países del planeta.

A su vez la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE) fue desarrollando una importante cohetería que fue pasando por diversas etapas hasta llegar al avanzado “Cóndor”; un proyecto que también hizo desaparecer el ex presidente Carlos Menem. En tanto desde la FMA, con el correr del tiempo, se volvió al desarrollo de nuevas aeronaves, como el “Pucará”, hecho famoso en la “Guerra de las Malvinas” en 1982, a pesar de que su diseño, en 1968, con su vuelo inaugural el 16 de agosto de 1969, correspondía a criterios de guerras de baja intensidad como que fue utilizado por la dictadura argentina desde 1976 para reprimir a la guerrilla rural en los bosques de la Provincia de Tucumán. El Pampa, en tanto, pensado como avión de entrenamiento, pero luego dotado de capacidades de combate, tuvo su vuelo inaugural el 6 de octubre de 1984, aunque construido, en buena medida, con aportes extranjeros.
A casi 82 años de la creación de la FMA por Alvear el estado argentino ha retomado su rol en la materia que bien, en el marco de las políticas de integración regional en materia de defensa puede convertirse en una generadora de recursos como proveedora a los restantes miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) al tiempo de volver a su viejo rol de avanzada tecnológica como, particularmente, en el caso de los Pulqui.

(*) Periodista, historiador graduado en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), docente en la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la UBA en “Historia Económica Argentina” y subdirector de la carrera de “Periodismo económico” y colaborador de la cátedra de grado y de la maestría en “Deuda Externa”, de la Facultad de Derecho de la UBA. De la redacción de MERCOSUR Noticias.

Fuente: Rebanadas de la Realidad


domingo, 22 de marzo de 2009

Se caldean los ánimos,,,

Contrapiquete: transportistas cortan la ruta 9 en Leones

Entre 60 y 70 camiones de transportistas de carga cerealera bloquean los principales accesos a la ciudad de Leones, distrito del departamento Marcos Juárez, a unos 248 kilómetros al sudeste de la capital de Córdoba, en protesta porque los productores acopian sus productos y ellos no pueden trabajar por el paro ruralista.

Los transportistas interrumpen la ruta nacional 9 norte y la E-59 precisó el intendente de Leones, Fabián Marcelo Francioni, y explicó a los medios de ese distrito que los transportistas “están molestos porque los productores está de paro pero continúan trabajando acopiando sus productos en las cerealeras”.

En ese sentido, el intendente añadió que los transportistas sostienen que ellos no pueden trabajar por el paro del campo, pero sin embargo los productores si pueden hacerlo: “si hay paro debe ser para todos”, dijo el intendente que le argumentaron al iniciar el corte en las rutas y consecuentemente no dejan pasar los cereales que acopian los ruralistas.


Fuente: La Capital

martes, 17 de marzo de 2009

Quien quiera oír, que oiga,,,,


Esto es tener bien puestos los ovarios,.,,


"Y quiero decirles que tengo toda la decisión y toda la vocación para profundizar este proceso de cambio y transformación. Sé que cada vez que se inician procesos de profundización en la transformación y en el cambio, se tocan intereses, minoritarios pero poderosos. No me voy a amilanar como nunca lo hice. Al contrario, cuanto más piedras algunos quieran poner en el camino para torcer esa voluntad, más fuerza me van a dar, porque las mujeres somos así, estamos acostumbradas a la adversidad, estamos acostumbradas a tener que trabajar el doble y hacer esfuerzos dobles para que nos reconozcan.


Por eso digo que los que crean que poniendo algunas piedras en el camino, agraviando o descalificando van a torcer mi voluntad, no saben. Mi voluntad es la de ustedes, la de millones de argentinos que están decididos a vivir en un país diferente, a volver a estar orgullosos de ser argentinos y a agitar esas banderas.
En nombre de ustedes, por ustedes y con ustedes vamos a seguir adelante, por esta Argentina, por su soberanía, por su autonomía, por su trabajo, por su producción."...

Gracias Ariel K

La Fábrica Militar de Aviones (FMA) fue inaugurada el 10 de octubre de 1927 y está situada en la provincia de Córdoba, Argentina.

La superficie cubierta de la planta creció desde los 8.340 m² en su origen hasta los 24 ha que tiene en la actualidad.

El 18 de julio de 1928 se da fin a la construcción y comienza los ensayos en pista del primer avión de fabricación nacional: el Avro Gosport 504, un aparato de escuela (licencia inglesa) equipado con un motor Gnome de 100 HP. Tenía una velocidad de 140 km/h y autonomía de vuelo de 2 h.

La fábrica se destaca por producir los primeros aviones a reacción en Latinoamérica: el Pulqui I (1947) y el Pulqui II (1950) bajo la dirección de los ingenieros Emile Dewoitine (francés) y Kurt Tank (alemán).

Estuvo a cargo de la Dirección General de Aeronáutica. Fue privatizada en el gobierno de Carlos Menem y desde 1995 pertenece a LMAASA (Lockheed Martin Aircraft Argentina SA, filial de Lockheed Martin Corporation). Según los términos de la privatización LMAASA lo operará por 25 años, pudiendo ser renovado por dos períodos de 10 años.

Fuente: Wikipedia

Los hijos de Perón...





Por Envar el Kadri
(Extraído de “Envar El Kadri. Historias del Peronismo Revolucionario”.
Facundo Cersósimo. Editorial Colihue)



Fuimos hijos suyos, es cierto. En todos los sentidos: hijos de su ejemplo y voluntad puesta al servicio del pueblo; hijos en el amor y respeto que se siente por un padre querido; hijos que por la magia de una palabra: “compañeros”, se transformaron en “hermanos”.


Así lo sentimos a Perón, como a un padre. Padre Eterno le gustaba llamarse, y tenía razón: sus hijos nos peleábamos como suele suceder entre los hermanos, pero guay que de afuera nos torearan: ahí formábamos uno en su defensa.


Pertenezco a la generación de los únicos privilegiados, la de quienes leíamos Mundo Infantil antes que Billiken, para descubrir después, gracias a quienes aprendieron con los Vigil, que eso era “adoctrinamiento”, y lo de ellos ¿qué?. Con la diferencia que así nos formábamos con una mentalidad nacional, “flor de ceibo”, mientras que la de ellos era un adoctrinamiento hacia doctrinas de “progreso y liberalismo” que le abrían las puertas al imperialismo.



Cuando en el ’55 dejamos atrás la niñez privilegiada, esas lecturas fueron responsables de que nuestra adolescencia tuviera olor a clorato de potasio y azufre, mientras que la de los adoctrinados por Billiken podía disfrutar de chicles-goma “Bazzoka” ó los beneficios del nylon importado de USA….


Crecimos de golpe en medio de bombazos y persecuciones: los padres de nuestros compañeros eran las víctimas de la “libertad recuperada”: Vergara Russo, moría el 16 de junio en Plaza de Mayo; Cogorno fusilado un año después.


Ahí nos hirvió la sangre rebelde que Evita nos inculcara: empezamos la lucha por el retorno de nuestro Padrecito con lo que teníamos y podíamos. ¿Acaso no se habían usado piedras y aceite hirviendo para contener las invasiones inglesas?¿Por qué no podríamos hacerle la pata ancha a estos nuevos invasores disfrazados de “libertadores”?


Espontaneísmo, voluntarismo, desconocimiento de las condiciones objetivas y subjetivas; amén de las climáticas y estratosféricas; de todo pueden ser acusados estos tozudos hijos de Perón que se jugaron por su retorno, que dieron su vida por él y soñaron con una patria liberada. De todo, menos hijos de puta.


Qué fácil resulta tener razón a posteriori, pero que lindo fue equivocarse defendiendo “lo que Perón nos legó: una Argentina “libre, justa y soberana”, como decía una canción de la época.
Qué lindo fue tener un padre como Perón, con perdón de los psicólogos, los sabios y los que se las saben todas.


Y qué lindo fue tener hermanos como aquel Tito Bevilacqua con el que vendíamos “Palabra Argentina” y luego nos metíamos en los cines para silbar al almirante Tessaire cuando desde la pantalla denigraba a Perón y el peronismo; ó aquel otro, Felipe Vallese, “Misterix” por su impermeable blanco abotonado en doble hilera, parecido al del personaje de historieta, con el que nos escapábamos juntos después de haber recuperado “armas para el pueblo” y, sentados en el fondo del 406, decirnos mutuamente una gran mentira: “esto no es para mí, yo no me meto mas en nada”; ó aquel gigante Gustavo Rearte que nos conducía con una sonrisa y se tiroteaba con la policía defendiendo su libertad; ó con Jorge Rulli refugiándose en Montevideo, sobreviviendo junto con otros compañeros, gracias a las noches de póker con que el “Gordo Cooke” hacia una diferencia para ayudar a los “muchachos”, ó el bueno de Dardo Cabo, distribuyendo gelinita a los compañeros de la Resistencia, siguiendo las huellas de su padre, preso en Caseros, porque como decía el General: “hijo de tigre, overo ha de ser”. Y después yéndose a Malvinas en un avión que no era suyo, para recuperar lo que era nuestro; ó el Petitero, el Anguila, el del Poncho Colorado, que nunca supe como se llamaba, que venía de la U.B. Facundo Quiroga, de allá por Urquiza, toda aquella barra de Corrientes y Esmeralda, “que juró lealtad al conductor /luchará si fuera hasta la muerte/ por la Patria y también por Juan Perón.
Qué lindo fue entreverarse en todos esos entreveros con tantos hermanos que sí los puedo y debo nombrar por ser ó haber sido hijos de Perón: el Vazquito Unamuno, que se nos fue apagando por esas putas enfermedades que te matan lo que el plomo de una 45 respetó; aquellos que como José Luis Nell venían del nacionalismo fierrero y se fueron entregando en cuerpo y alma en este peronismo montaraz que trataba de pegar fuerte y duro para destruir “la oligarquía y los imperialismos en simulada pugna”, porque sobraba tanto coraje y amor por el Viejo que no a uno, a una tribu entera de imperialismos nos atrevíamos los hijos de Perón.


………… Y cuando nos tocaba perder, perdíamos. Calladitos, nomás. Avergonzaditos, nomás. PERO DE PIE. Con la “mirada desafiante” como decían las crónicas policiales.
Los hijos de Perón fuimos duros y tiernos, serios y jodones, dialoguistas y “apretadores”, enamoradizos y olvidadizos, cantores y gritones, apresurados y retardatarios, pobres y pobrísimos.


Nosotros, pobres de solemnidad, pobres vinimos al Movimiento, pobres lo servimos aún cuando millones pasaron por nuestras manos, y pobres seguiremos hasta el día en que nos vayamos a jugar con el Viejo arriba en alguna nube.


Pobre ejemplo le dejamos a quienes, por ser los “nietos de Perón”, tendrían que saber que la política no es un medio para enriquecerse ni servirse, para trepar y trepar.


…… Los hijos de Perón seguimos creyendo que es realista pedir lo imposible; ó que podemos alcanzar las estrellas aunque estén muy altas; ó que “se puede y se debe” vivir como hermanos……………..

http://www.envarelkadri.com.ar/principal.html



domingo, 15 de marzo de 2009

Los chetos del peronismo......


Acá, en el Diario de Madryn:


Das Neves embistió contra Solá, a quien comparó con las bataclanas que pelean un espacio en las marquesinas de los teatros de revista, pero puso a resguardo al “Colorado”, así apodan a De Narváez . “Todavía hay que dejarlo andar…”, le dijo el chubutense a la prensa nacional.


Los analistas lo nombran como “peronismo blanco”, “properonismo” o “peronismo pituco”. Ayer el gobernador Mario Das Neves bautizó a la triada conformada por Felipe Solá, Mauricio Macri y Francisco De Narváez como “los chetos”, un término que sintetiza no solo el sector socioeconómico que representan sino también la frivolidad política de esos dirigentes.



Defendió la decisión presidencial y de paso le pegó duro a Felipe Solá, uno de sus potenciales adversarios en la carrera hacia la Casa Rosada. El chubutense que se distingue por su olfato para percibir el humor popular, advirtió que el argumento utilizado por la Presidenta es lo que cualquier hijo de vecino opina cuando ve a los funcionarios más preocupados por los resultados electorales que por llevar adelante su gestión. “Lo hemos oído hasta el cansancio, la gente pide que se dejen de hacer campaña y se pongan a laburar”

sábado, 14 de marzo de 2009

Anuncios, críticas y Obama que llama,,,

Aca, en el Diario de Madryn, comentan la visita que puso a Chubut en el centro de la escena nacional y por qué no, internacional. El gobernador chubutense aprovechó la presencia de Kirchner para abrir su mensaje. Calificó al jefe del justicialismo nacional como “amigo Néstor”, e inmediatamente aclaró que “no estamos peleados, como algunos dicen”, agregando que “podemos disentir sin enfrentarnos”. El dato se derramará rápidamente en todos los ámbitos donde se genera política en la Argentina y especialmente en los recodos de la interna peronista, lo cual no es poco, ya que esa será la fuente que aportará el candidato presidencial del oficialismo.



La comunicación



El otro hecho que se registró en Rawson y que tiene en este caso alcance internacional fue la comunicación de Cristina Kirchner con Barack Obama. El presidente de Estados Unidos llamó por teléfono a la presidenta argentina. Ambos mandatarios mantuvieron una conversación telefónica de media hora y hablaron sobre la próxima Cumbre del G-20 que tendrá lugar en Londres y la importancia de mantener el nivel de empleo en medio de la crisis internacional, informó la propia presidenta."

Aca, el diario Jornada comenta: "Por su parte, el gobernador Mario Das Neves fue muy crítico. Y sus palabras tuvieron más de un destinatario. El más explícito fue la dirigencia del agro que compone la Mesa de Enlace. Pero también hubo dardos que, para muchos, estuvieron destinados al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. En este sentido, Das Neves valoró los anuncios de obras por 2.300 millones de pesos y elogió una vez más a los programas de mejoramiento barrial (Promeba) que beneficiaron a 23 barrios. “Esto es de lo que no hablan algunos analistas y políticos de la oposición porque nacieron con agua potable, con gas y todos los servicios”, criticó.

Y luego se dedicó a los dirigentes agropecuarios. “Escuchaba a uno de los dirigentes –no sé cuál de los cuatro- que dijo que había que enseñarle a la gente a votar”, comenzó Das Neves. Y disparó: “Eso es muy parecido al voto calificado que hubo en procesos en los que la gente no participaba”.


El gobernador recordó la visita de Mario Llambías, titular de la Confederación de Asociaciones Rurales, a la muestra agropecuaria de Comodoro Rivadavia. Aunque no lo mencionó, dijo: “Nosotros tuvimos una sequía brutal de ocho meses y no vino ninguno de esos dirigentes. Se lo dije a uno de los cuatro cuando vino a Chubut”.


Mientras Cristina escuchaba con la mirada fija hacia el atril y sin dejar de abanicarse, y con Néstor Kirchner con un brazo apoyado en el respaldo del asiento de su esposa, Das Neves cerró su discurso con una frase dirigida a los ruralistas y que se transformó en la más destacada del día: “Nosotros también sabemos votar”






viernes, 13 de marzo de 2009

Das Neves fue crítico con la Mesa de Enlace




“Nosotros sabemos votar”



El gobernador habló en la Casa de Gobierno en un acto junto a la presidenta Cristina Kirchner. Fue una respuesta al líder agrario Hugo Biolcatti, presidente de la Sociedad Rural, quien había pedido a la gente que “aprendiera a votar”.

Jornada


jueves, 12 de marzo de 2009

Ni mamado sería candidato por otra provincia...


Esto lo dijo Mario Das Neves acá ante la pregunta de un periodista: ¿sería usted candidato a Senador o Diputado por otra provincia?


Como cada vez que puede, Don Mario siempre trata de desprenderse o marcar alguna diferencia con los Kirchner.

La posibilidad de que Néstor se postule a algún cargo electivo en la provincia de Buenos Aires motivó esta respuesta del Gobernador. Además, dijo “son decisiones de los bonaerenses, no lo veo ni bien ni mal. Creo que está muy claro que cada provincia va a hacer del acto eleccionario un plebiscito, esto quedó claro en Catamarca. Creo que no son convenientes las presencias externas, mas allá de que en el caso de Néstor Kirchner es el presidente del partido y puede ir; pero hay una cuestión que deben resolver los propios catamarqueños: no es grato cómo Saadi y Barrionuevo dicen que la culpa la tienen otros, cuando ellos vienen desde el año ‘91 adjudicándose derrota tras derrota. Esta es la realidad de algunas provincias, y así como nosotros sufrimos casi dos décadas de derrotas y en algún momento habremos hecho las cosas medianamente bien para que la gente nos de el apoyo, nosotros estamos muy tranquilos y no tenemos ninguna duda que vamos a tener un triunfo contundente en octubre de este año”.


Estas declaraciones siguen abonando su postura de no nacionalizar las elecciones en las provincias.

martes, 10 de marzo de 2009

Lo que no se dijo de las elecciones en Catamarca




Del Blog de Jorge Giles


Pocas horas antes del viaje previsto a Catamarca, el Presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, leyó las últimas encuestas que le habían acercado, pronosticando el resultado de las elecciones provinciales. Eran adversas para el frente provincial, en la que participaban militantes de su movimiento. Quienes lo acompañaban, sabían que no podían esperar de su parte un comentario derrotista. Alguno quizás imaginó la conveniencia de repensar su presencia en el acto de cierre, previsto para ese jueves 5 de marzo.

Nadie acude a una cita, sabiendo anticipadamente que pueden acosarlo los cuchillos de una derrota. Hay que cuidar la imagen, se sabe. Para qué arriesgarse. Los pensamientos iban y venían en el aire cálido de esa mañana. Pero Kirchner continuó con sus tareas habituales, y cuando llegó la hora de partir, no dudó y marchó de inmediato hacia el aeroparque, rumbo a San Fernando del Valle de Catamarca. No era una disputa nacional. Pero la palabra es la palabra, dijo.


En simultáneo, dos conocidos referentes justicialistas de esa provincia, Ramón Saadi y Luis Barrionuevo, pese a decirse parte de ese mismo y circunstancial espacio electoral, cometían un acto que alguien catalogó como una traición brutal, haciendo campaña públicamente, a favor de la derrota de las huestes que nominalmente debían representar. Hay traiciones chiquitas, pero las grandes traiciones son patrimonio de gente versada en esas lides.


Los simpatizantes, los militantes y el ex Presidente de la Nación, se cargaron al hombro la disputa, sin especulaciones y con una voluntad a prueba de deslealtades y mediciones previas.
Esto es lo que resulta imposible de comprender por los sesudos analistas políticos de los medios tradicionales. Para ellos, resulta incomprensible una conducta a contramano de lo “políticamente correcto”. Si todos los políticos son especuladores y oportunistas, ¿por qué estos no lo son? ¿Por qué ponen la cara cuando sabían que les iría mal a sus compañeros?


Sólo intentamos abordar estas cuestiones desde una mirada diferente. Tratando de desentrañar, por ejemplo, los motivos que los llevan a titular con letras de moldes este resultado catamarqueño como si fuese el principio del fin de la actual gestión. Algunos se adentran en la irrespetuosidad, lisa y llanamente. Y ni qué decir de la subjetividad y parcialidad desboscada que exhiben a la hora de calificar las conductas políticas de los máximos dirigentes del proyecto gobernante. Habría que recordarles que son dirigentes de la democracia, votados a veces holgadamente, otras no tanto. Pero en democracia. Cabe preguntar a estos periodistas antioficialistas, que si afirman que es el principio del fin de una fuerza que obtiene el 34 % de los votos, ¿qué será entonces de las filas de la Coalición de Carrió que apenas rozó el 3 % ?
Uno de ellos, el analista político del diario La Nación y del noticiero televisivo del grupo Clarín, Joaquín Morales Solá ¿habrá tenido las mismas palabras destempladas e irrespetuosas, que hoy tiene con el gobierno democrático, frente al genocida Antonio Domingo Bussi, cuando brindaban por el éxito del “operativo independencia” que asesinó, desapareció, torturó y encarceló a centenares de ciudadanos tucumanos durante la dictadura?


Nadie desea exhumar el pasado de nadie por delicia personal. Pero si no hacemos memoria, algunos, como Elisa Carrió, seguirán graciosamente dictando cátedras de moral republicana después de haber sido funcionarios de la dictadura.


Además de estos escribas “intachables”, a quienes algunos políticos nativos le rinden pleitesía en cada entrevista como si estuviesen ante deidades de la democracia, algunos opositores aprovecharon la volada y empezaron a hablar con tonada catamarqueña. Pero, el oportunismo no es noticia. Un eufórico Gerardo Morales decía que a partir de este resultado, el gobierno debe “cambiar el rumbo” ¿Qué quiso decir? Que con el respetable 0, 90 % del electorado nacional, Catamarca define el destino de todos los argentinos. Semejante desenfreno sólo es explicable en alguien que también parece olvidar su pasado, como Ministro de Fernando de la Rúa.


Si fueran un poco más serios y más tolerantes, el país democrático se los agradecería.

domingo, 8 de marzo de 2009

Matador... matador,,,,


"Mario Das Neves podría seguir su carrera en el cine. La Warner Bros y la Paramount Picture ya se lo disputan para después del 2011. Sucede que el gobernador dice que está bien considerado por el sexo femenino. Nueve de cada diez mujeres lo aprueban."


“La otra noche estaba viendo una encuesta en casa y decía que el 88 por ciento de las mujeres aprueba la gestión”, dijo el gobernador ante las “chicas” que concentró el Gobierno para recordar el Día Internacional de la Mujer."


"Nuestro galán maduro dijo después ante los periodistas que le sorprendió el dato de la encuesta porque él “no es alto, rubio, ni de ojos celestes”.


"Pícaro como pocas veces recordó que en la campaña del 2003 siempre había una docente o una enfermera que les habría la puerta de una escuela o del hospital.
“Si hasta en las comisarías cuando íbamos con Juan (Luis Ale) siempre había una mujer policía para atendernos”, agregó."


Como es habitual la encuesta que ubicó a Das Neves como un auténtico “ganador” no se vio por ningún lado, pero dicen que ya anda circulando otra que le adjudica un triunfo en las elecciones de octubre con el 100 por ciento de los votos.
Rawsonline invita a sus lectores a comentar esta pieza única del dasnevismo en su ¿mejor? momento.-"

La nota está acá en Rawsonline de hoy.


Si la nota es graciosa, mucho más lo son los comentarios de los lectores.


A pesar de ser uno de los pocos medios opositores de la provincia y también uno de los poquisimos en los que se puede dejar la opinión, podrán notar que los comentarios son más graciosos que hirientes o agresivos como estamos acostumbrados a ver en los medios nacionales.






sábado, 7 de marzo de 2009

Día Internacional de la Mujer recuerda lucha por igualdad de derechos




Este día, es un recordatorio de fechas históricas referidas a las luchas de las mujeres por sus derechos.

Se rememoran hechos que recogen hitos a lo largo de los siglos tales como: la participación femenina durante la Revolución Francesa en 1789; la lucha de unas trabajadoras estadounidenses de la industria textil por sus pésimas condiciones de trabajo en 1857.

Otro de los hechos recordados fue la muerte de 129 mujeres obreras quemadas a causa de una protesta en la industria textil de los EE.UU. cuando ocuparon una fábrica en Nueva York en 1908 y pedían reducir jornada de trabajo diaria a 10 horas diarias en lugar de 16, como respuesta los dueños de la fábrica incendiaron el edificio con ellas adentro.

Representantes de este género como Clara Zetkin, maestra, revolucionaria, política socialista, feminista y pacífista alemana, nacida en Wiederau (Sajonia), el 5 de julio de 1857, reivindican la importancia de esta fecha en todo el mundo.

Durante el Congreso Constitutivo de la II Internacional Socialista, efectuado en París en 1889, Clara Zetkin llamó la atención de sus colegas masculinos con contundentes argumentos sobre la emancipación de las mujeres y se pronunció por el derecho de las mujeres al trabajo y a la participación en los asuntos nacionales e internacionales.

De igual forma, se pronunció por la protección de las madres y de la niñez. Fundó en 1889, el movimiento de mujeres socialistas, cuya primera reivindicación programática fue "el derecho a elegir y ser elegidas para todas las mujeres mayores de 20 años".

Fuente: Telesur nota completa


Soy la mierda oficialista

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails