jueves, 20 de enero de 2011

Policía de Río Negro: Otra dudosa muerte


Según la Policía de Río Negro, Guillermo Garrido, de 24 años, se habría ahorcado con su propio cinto en la reja de un calabozo en la Comisaría 12 de El Bolsón, poco después de ser demorado por protagonizar un accidente en la localidad.

Todo habría comenzado pasadas las 20 hs del jueves 13 de enero, cuando Garrido llegó a El Bolsón (Río Negro) procedente de Epuyén (Chubut) manejando un Renault 12 e ingresó al casco céntrico a considerable velocidad, tratando de alcanzar un micro de la empresa Vía Bariloche para viajar a Bariloche y llegar a tiempo a su empleo, en el supermercado La Anónima.

Al parecer y según la policía, conducía en estado de ebriedad, acompañado por otros miembros de su familia y chocó contra una VW Suran en la esquina de San Martín y Belgrano. Eso motivó la presencia de uniformados, que lo demoraron por la contravención y secuestraron el rodado.

Primero fue llevado al hospital, donde se certificó su estado general y enseguida fue alojado sólo en el calabozo principal de la comisaría, a las 22, sin oponer níngún tipo de resistencia.

En la requisa de rigor los encargados de la guardia le habrían quitado los cordones de las zapatillas y otros elementos, pero obviaron el cinturón, aparentemente tapado por una remera larga.

A las 22:05 Garrido pidió ir al baño. Un custodio lo llevó hasta los sanitarios que usa habitualmente el personal policial.

Según dijo el subcomisario Carlos Cabrera, ayer a cargo, "su conducta era normal y nada hacía presumir el desenlace fatal".

A las 22:50 llegó una hermana del detenido, quien pidió verlo. El encargado le respondió que estaba aún incomunicado, aunque se ofreció para consultarle qué quería para cenar. Cuando se asomó, encontró al joven colgando de la reja con el cinto. Fue convocado un médico del Hospital local, quien certificó el deceso por asfixia.

El cuerpo fue trasladado a la morgue de Bariloche, donde se le practicó la autopsia por orden judicial.

Familiares de Garrido manifestaron sus dudas sobre las causas del deceso. "Si lo llevaron preso, lo mínimo que tendrían que haber hecho era sacarle el cinto y los cordones", dijo uno de ellos.

Asimismo, se confirmó el inicio de un sumario interno contra los efectivos policiales que estuvieron en el procedimiento, ya que podrían caberle responsabilidades administrativas y judiciales, tanto civiles como penales.

"El titular de la comisaría 12ª, Carlos Cabrera, confirmó ayer la separación de sus cargos de dos oficiales y tres suboficiales, quienes "tendrían algún tipo de responsabilidad" en relación a la muerte por ahorcamiento de Guillermo Servando Garrido, de 24 años, ocurrida en el interior de un calabozo el jueves pasado."


El pueblo de El Bolsón se movilizó por el esclarecimiento del hecho.



El Colectivo de Militantes por los Derechos Humanos de El Bolsón emitió un comunicado:

"El sábado 15 de enero nos concentramos frente al mural de Otoño Uriarte preocupados por el esclarecimiento de la muerte de Guillermo Garrido en la Comisaría de El Bolsón, vecinos de La comarca y familiares.

Un familiar sufrió una golpiza por parte de un importante grupo de entre quince y veinte policías que se encontraban reunidos en la esquina de la Plaza Pagano al momento de iniciar la marcha. Esto provocó la indignación general y la respuesta del familiar agredido, y el repudio del resto de los vecinos.

Seguimos esperando la intervención de la justicia. Resulta indignante que el juez de paz de El Bolsón, el señor Pérez no manifieste ningún tipo de interés, ni haya intervenido inmediatamente al momento de encontrarse el cuerpo sin vida de Guillermo Garrido, siendo el responsable judicial de las personas demoradas por contravención. Tampoco el fiscal Francisco Arrien, que se encuentra de licencia, ofreció explicaciones sobre la habilitación de los calabozos de la comisaría, que desde septiembre se encontraban clausurados. Más aún, cuando el Subcomisario Carlos Cabrera, se ha dedicado a manifestar opiniones a discreción sobre la muerte del joven en cuanto medio de prensa se le ocurrió, llegando a justificar la incomunicación de Guillermo Garrido, diciendo que “los contraventores no tienen derecho a visitas por seguridad”.

¿Por seguridad de quién se niega el derecho de visita a una persona DEMORADA POR UNA CONTRAVENCIÓN???

¿Dónde figura la orden con la firma del juez competente en este caso el señor Pérez?

¿El brazo armado del Estado decide por sí mismo?

¿Para qué existe el poder judicial?

Nadie, más que la policía implicada en la muerte del joven, ha visitado y constatado el supuesto escenario de la muerte de Guillermo Garrido en el término de 72 Hs.

Nos permitimos dudar que el dictamen de un forense de Bariloche indique la causa de la muerte sin una investigación seria. Sobre todo teniendo como antecedentes los estudios forenses sobre los cuerpos de Juan Carlos Vázquez, Daniel Cárdenas y Jorge Pilquiman, jóvenes de San Carlos de Bariloche, y que dictaminan “suicidio” y “Muerte por asfixia”, y en los que intervienen Sacomano, Chevalier y Piñera Bauer (el actual forense del caso Garrido).

En estos tres casos se presentaron testigos que confirman haber presenciado golpes por parte de la policía y en algunos casos cuentan con fotos familiares que atestiguan esos golpes.

Por estas razones, exigimos la inmediata presencia del fiscal Lista y/o la jueza interviniente Vaquero Lazcano, para facilitar el esclarecimiento de la muerte de Guillermo Garrido, más allá de la versión policial.

Consideramos a Guillermo Garrido, una víctima más que se suma a las muertes en manos de la policía. Responsabilizamos a los titulares de la comisaría de El Bolsón, a la Jefatura de Policía de Río Negro y al secretario de Seguridad Víctor Cufré, y como máximo responsable del accionar terrorista de las fuerzas de seguridad de Río Negro al Gobernador, Miguel Saiz.

Convocamos para el día martes 18 a las 13 Hs. a vecinos y organizaciones sociales, para reclamar justicia y acompañar a los familiares.

COLECTIVO DE MILITANTES POR LOS DERECHOS HUMANOS DE EL BOLSON

También la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos se pronunció al respecto:

"Por su parte, el abogado Raúl Prytula, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, relató que luego de tomar conocimiento del resultado de la autopsia “que señala que el deceso se produjo por asfixia por ahorcamiento, surgen inmediatamente interrogantes que las autoridades deben investigar y explicar a la familia y a toda la comunidad, referidas a las responsabilidades administrativas y penales de los agentes y funcionarios policiales implicados en el hecho”.

En consecuencia, exigió “al Gobernador, al Secretario de Seguridad, al jefe de la Policía de Río Negro y al Comisario de la Regional, su mayor compromiso en para el esclarecimiento de esta muerte”.

En ese sentido, Prytula consideró que “las hipótesis que surgen a partir de las explicaciones del subcomisario Cabrera, de la Unidad 12°, son extremadamente infantiles y parecieran estar dirigidas a una comunidad ignorante y estúpida. Señalar que no se detectó la presencia de un cinturón en el cuerpo de un detenido pronto a ingresar a un calabozo es inexcusable, sólo para marca una de sus ‘razones’, graficó.

Finalizó resaltando que “la mayoría de los delitos cometidos por policías, que ocurren permanentemente de norte a sur y de este a oeste en esta provincia, desgraciadamente quedan impunes y ocurren cuando hay complicidad de los poderes públicos para tratar de ocultar su propia incapacidad política”.

Desde la regional andina de la Central de Trabajadores de la Argentina denunciaron al gobernador Miguel Saiz, asegurando que “hasta la fecha no ha realizado las acciones necesarias para que los responsables políticos e intelectuales de la represión ilegal de las fuerzas policiales -que actúan de manera irregular y corrupta a lo largo y ancho de esta provincia-, sean separados de sus cargos y puestos a disposición de la justicia”."

No faltó la provocación policial

"En el momento, cuando la concentración empezó a dirigir sus pasos hacia la esquina próxima, a unos 30 metros y frente a todos pudo verse que tres agentes de policía, que se encontraban desde el inicio del acto parados en esa esquina, estaban forcejeando con un hombre al que habían derribado al pasar luego de un golpe de bastón en su espalda, como después fue denunciado por testigos y el agredido, quien resultó ser un cuñado de la víctima que recién llegaba y se dirigía a la concentración."



Solo nos preguntamos ¿hasta cuándo? son muchas ya las muertes de esta policía rionegrina.

Soy la mierda oficialista

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails