sábado, 21 de abril de 2012

¿A quienes se refiere Cristina?







"Cuando uno ingresa a una empresa de la envergadura de Yacimientos Petrolíferos Fiscales y comienza a ver determinados contratos, determinadas nóminas donde no se entiende porqué se le pagan determinados salarios a gente que no tiene que ver nada con la actividad petrolera, pero que sin embargo defiende en los medios de comunicación determinadas políticas uno empieza a comprender que son algo más que papagayos."

Discurso del viernes 20 de abril de 2012

lunes, 2 de abril de 2012

Malvinas: Los seis mitos que aún encubren el conflicto



Por: Virginia Gamba *
Experta en Estrategia y autora de varios libros sobre Malvinas.

Primer mito: Gran Bretaña no negocia bilateralmente con la Argentina porque los deseos de los isleños son supremos.

La cuestión Malvinas está definida en Naciones Unidas como una disputa por la soberanía de tres grupos de islas que forman una sola unidad: las Malvinas, las Georgias y las Sandwich del Sur. Esto fue siempre entendido así por ambas partes y es aún sostenido como tal en la Argentina y en la ONU. Sin embargo, en 1985, unilateralmente, Gran Bretaña dividió el grupo en dos territorios diferentes: las Malvinas, por una parte, y las Georgias y Sandwich del Sur, por la otra. Londres podrá negarse a negociar bilateralmente con la Argentina las Malvinas -indicando la supremacía de la voluntad isleña-, pero no puede aplicar la misma excusa en las Georgias y Sandwich del Sur. Con lo cual, Gran Bretaña no puede escudarse en la voluntad de los isleños para no negociar bilateralmente la soberanía sobre las Georgias y Sandwich del Sur, que es claramente una disputa entre dos países, sin población local de por medio.

Segundo mito: Los isleños tienen derecho a la autodeterminación ya que son una población asentada en Malvinas hace un siglo y fueron víctimas de una ocupación militar en 1982. Ellos tienen el derecho de gobernarse a sí mismos y de crear un Estado asociado a Gran Bretaña, que lo protege de común acuerdo.

Los isleños nacidos en las islas Malvinas son una minoría de la población local hoy. Antes del 82, estos isleños no tenían ciudadanía británica. Eso se les concedió en 1983. En 1985 se les otorgó autonomía con la creación del Falkland Islands Government (FIG), regido por un consejo de isleños de ocho personas, incluyendo al gobernador, que actúa de vínculo con Londres. Al contar los isleños con la ciudadanía inglesa, automáticamente accedieron a la Unión Europea. Su juventud partió y está viviendo fuera de las islas, por lo que las islas se despoblaron en la década del ochenta. Preocupada por el desplazamiento de la población fuera de la zona, Gran Bretaña trajo gran cantidad de inmigrantes desde 1992, la mayoría nativos ingleses, europeos y de otras posesiones y territorios de ultramar y de la Commonwealth.

Al año 2010, la población original se convirtió en minoría, por lo que los isleños nativos, si quisieran o desearan negociar con la Argentina, no constituirían la mayoría necesaria para poder hacerlo. El Falkland Islands Government como consejo está constituido hoy por tres isleños nacidos en Malvinas y cinco ingleses venidos de afuera.

Todos los nuevos pobladores -que son actual mayoría- han venido por motivos de trabajo o para comprar propiedades y hacer negocios en las islas. Esta gente nunca querrá negociar con la Argentina porque es una población rotacional: mientras tengan trabajo, allí vivirán, luego otros vendrán y ellos se irán. Es esta mayoría la que compone y decide el consejo del Gobierno local. Las islas no están más pobladas por isleños, sino por europeos que, además, rotan. Con lo cual no existe más el condicionante de considerar los intereses de los isleños -ya que éstos son europeos-, ni sus deseos -ya que son una población transitoria-, ni su modo de vida -ya que ésta es artificial y está dictada por la dinámica de servir a las necesidades de una base militar permanente.

Tercer mito: La presencia militar británica en Malvinas es para defender al Gobierno de las islas Malvinas de un ataque argentino.

No existe una sola base militar en las islas, existen dos. Una en las Malvinas y la otra en las Georgias y Sandwich del Sur. Ambas cumplen funciones diferentes, pero complementarias.

La base militar británica en las Malvinas sirve a tres propósitos. El primero y más importante es el de proveer trabajo, apoyo y diversión para la población exógena y endógena de las islas y sirve a los intereses económicos de la antigua compañía monopólica de las islas, la Falkland Island Company -cuyos fondos y dueños son europeos que viven en Europa-. Esta compañía se diversificó en varias empresas de servicios para proveer transporte, turismo, vivienda y alquiler de vehículos en las islas (al servicio del personal militar rotativo) y para explorar y explotar hidrocarburos así como continuar el antiguo negocio lanar del lugar. La base militar Malvinas duplica el número de habitantes de las islas. En esta situación -grosso modo-, la mitad de la gente que vive en las islas está compuesta por militares, tres de cuatro viven del negocio de la base militar y uno de cuatro vive del negocio diversificado de las compañías europeas monopólicas.

Solamente una de cada cuatro personas que están en las islas hoy es nat iva de las islas. Los nuevos habitantes de éstas han venido atraídos por la base militar en sí misma.
El segundo propósito es el de contrarrestar cualquier intento de recorte presupuestario a las FF.AA. que el Gobierno inglés desee imponer porque, al ser indispensable la existencia de una base militar para la economía de los isleños, es fácil pelear para no reducir el presupuesto militar.
El tercer propósito es servir como base de apoyo y de proyección geoestratégica tanto de la OTAN como de la Unión Europea con el triple fin de controlar el transporte de materiales estratégicos (como ser hidrocarburos), discriminar a favor de compañías europeas en la exploración y la explotación de recursos no renovables y renovables en la plataforma continental, y condicionar el acceso hacia y desde el Atlántico al Pacífico y desde el Atlántico hacia la Antártida de acuerdo con el nuevo concepto estratégico de la OTAN de 2010 y con la nueva política marítima geoestratégica de la Unión Europea 2009. En esta última función comparte tareas con la base militar Georgias y Sandwich del Sur.

La base militar Georgias y Sandwich del Sur ocupa un nuevo territorio de ultramar europeo. En las islas sólo viven sus militares y los científicos de la British Antarctic Survey. Con sus puertos de aguas profundas y la presencia militar y científica permanente, esta base tiene por objetivo inmediato desarrollar la proyección europea de soberanía en la Antártida y controlar el acceso global al continente blanco negando ese espacio al resto de los países, particularmente los más cercanos de América del Sur.
En 1985, cuando Londres dividió Malvinas de Georgias, otorgó el mismo status a los dos grupos de islas como territorios de ultramar con Gobierno propio y asociados a Gran Bretaña y por lo tanto a la Unión Europea. Asimismo, Londres transfirió el reclamo territorial antártico inglés de Malvinas a Georgias y construyó la segunda base militar para servir a ese propósito.
La militarización de las Georgias y Sandwich, al estar en zona subantártica, rompe el espíritu y la letra del Tratado Antártico. Entendiendo q ello es así, Gran Bretaña declaró el año pasado una zona de exclusión de un millón de millas alrededor de estas islas como reserva natural y ecológica para defensa del medio ambiente y la biodiversidad. Por ende, según dice Londres, la base militar Georgias se dedica a la protección del medio ambiente y no militariza la Antártida. Esta misma estrategia fue aplicada en el año 2010 al territorio británico de ultramar en el océano Índico, efectivamente declarando las islas Chagos como reserva ecológica, lo que le permite mantener las islas despobladas salvo por las bases militares existentes, como la de la isla Diego García, en el corazón de este grupo.

Por todo ello, se puede inferir que la negativa británica de solucionar pacíficamente la disputa por soberanía en la cuestión Malvinas está solamente justificada por su imperiosa necesidad de mantener militarizado el Atlántico Sur.

Cuarto mito: La Argentina debe aceptar a las Malvinas como territorio autónomo y permitir su incorporación al Mercosur, como otros territorios autónomos ingleses han sido incorporados a la comunidad regional caribeña.

Luego de haber creado la nueva política marítima británica en 2005 y haber generado la política marítima de la Unión Europea en 2007, Gran Bretaña declaró una lista de islas como parte integral de la Unión Europea. Esta lista está en el anexo II del Tratado de Lisboa de 2007.
El Anexo II indica cuáles serán los territorios de ultramar que serán considerados europeos y beneficiarios de las políticas económicas de la Unión Europea de acuerdo con el Capítulo IV del Tratado de Lisboa, lo que les da tarifas preferenciales, asistencia al desarrollo y a su manutención, incentivos económicos, propicia el desplazamiento de nacionales europeos a aquéllos y discriminación a favor de compañías europeas que actúan en dichos territorios -compitiendo deslealmente con los países que están más geográficamente próximos a dichos territorios-.
Los países que anexaron territorios fueron Holanda, Dinamarca, Inglaterra y Francia, Sin embargo, sólo cuatro de los territorios del Anexo II están formalmente disputados en cuanto a su soberanía. Tres de éstos son ingleses: las Malvinas (una unidad), las Georgias y Sandwich del Sur (otra unidad), y los territorios británicos del Índico (el archipiélago Chagos). El único otro territorio disputado por terceros es la isla Payotte de Francia en el Índico. En todos ellos, Gran Bretaña colocó bases militares estratégicas al servicio de la OTAN y de la Unión Europea. Además, tanto Francia como Gran Bretaña agregaron como territorios de ultramar las porciones de la Antártida por las que sostienen reclamos de soberanía que están congelados por el Tratado Antártico.

Por ello es imposible que los territorios incluidos en el Anexo II del Tratado de Lisboa, aunque se presenten como Gobiernos locales asociados, puedan insertarse exitosamente en organismos regionales como Mercosur o Unasur ya que no responden al interés, desarrollo o seguridad común de la región donde están ubicados, sino a los intereses, el mantenimiento y la seguridad común de la Unión Europea. Además, el paraguas de protección económica y asistencia al desarrollo que la Unión Europea brinda a sus territorios de ultramar son discriminatorios a la región sudamericana (en el caso de las islas Malvinas) ya que el status económico de estos territorios no está vinculado a la prosperidad de la región donde están ubicados. Fue preferible para Europa tener sus propios territorios insertos en Sudamérica que negociar cooperación económica sustentable con los países del Mercosur.
Si los países del Mercosur objetan, no pueden hacer nada porque esos territorios europeos en aguas sudamericanas están protegidos por bases militares de la Unión Europea que garantizan a las compañías europeas libre exploración, explotación, comercio y transporte de los recursos naturales de la plataforma continental argentina. Por ello Sudamérica no puede aceptar la presencia de los territorios autónomos asociados en Malvinas ya que no son parte de la comunidad sudamericana ni del Mercosur: estas islas son administradas por Europa con sistemas preferenciales para, con y desde Europa.

Quinto mito: Las bases militares inglesas en el Atlántico Sur no amenazan a Sudamérica.

Los territorios de autogobierno asociados a Inglaterra en Sudamérica y en el Índico también actúan como bases militares en la proyección marítima de la Unión Europea como lo indica claramente el documento del directorado de defensa y seguridad de la Unión Europea de febrero de 2009.
Lo mismo pasa con los territorios franceses. Ya que la mayoría de estas bases son de países que también son miembros del Tratado Transatlántico (OTAN), estas mismas bases hacen a la proyección actual de la OTAN a nivel global.
El cambio del concepto estratégico OTAN en 2010 transformó el objetivo de la organización: ya no sirve más a la defensa común, sino a la seguridad común de sus miembros. La seguridad, como concepto, se expandió para incluir amenazas a la seguridad climática, energética y alimentaria de sus miembros. Por eso las cuatro prioridades hoy de la OTAN son: la ciberdefensa, la defensa energética, la seguridad climática y la cooperación (geoestratégica) para hacer frente a las nuevas amenazas a la paz y a la seguridad de sus Estados miembros.
La nueva política de defensa y seguridad de la Unión Europea y las nuevas prioridades de la reformulada OTAN hacen a la búsqueda de respuestas militares a amenazas no militares a la seguridad de los pueblos que incluyen fundamentalmente la competencia por los recursos naturales necesarios para sostener la energía, la alimentación y la economía de Europa. La seguridad climática también indica la necesidad de ocupar espacios europeos cada vez más lejos del área geográfica europea original. Esto también se manifiesta en la OTAN que está -bajo sus nuevos mandatos- extendiendo su accionar geográfico ya no hasta el Ecuador en el Atlántico sino a todos los mares y latitudes del mundo. Por todo ello, la existencia de bases militares de estas características a menos de 400 kilómetros de las costas continentales de América del Sur representa una amenaza a la libertad y a la sustentabilidad económica de la región toda y no sólo de la Argentina.

Sexto mito: La Unión Europea no desea la resolución pacífica de la cuestión Malvinas.

Los países de la Unión Europea son, por lo general, respetuosos del derecho internacional y del rol de las Naciones Unidas en apoyo a la comunidad internacional. Asimismo, Europa inventó conceptos indispensables para el bienestar del hombre como la seguridad humana y la necesidad de prevenir y resolver conflictos de forma pacífica. La Unión Europea es uno de los bastiones de la asistencia y la cooperación para el desarrollo internacional. Es pues imperativo que la Unión Europea actúe en consecuencia y retire del Anexo II del Tratado de Lisboa los tres territorios ingleses sobre los cuales penden reconocidas disputas por la soberanía. Dos de ellos son las Malvinas y las Georgias y Sandwich del Sur. Así como las Naciones Unidas reconocieron que estas islas no podían ser descolonizadas sin negociar primero la solución de la disputa por su soberanía con la Argentina, la Unión Europea debería hacer lo mismo.
Quitando a Malvinas y a las Georgias y Sandwich de esta lista, se vería con mayor claridad quién debe hacer e cargo de la responsabilidad de resolver estas disputas de una buena vez, si Gran Bretaña o Europa. Si negociando directamente con la Argentina, Gran Bretaña obtiene la soberanía absoluta sobre estas islas, puede entonces -y sólo entonces- agregarlas al paraguas económico y defensivo de Europa. En cuanto a Sudamérica, por lo menos los países del Mercosur deben acompañar a la Argentina en su reclamo a Europa de que retire estos territorios del Anexo II. Una presencia política, militar, comercial y territorial europea en el bajo vientre hemisférico -en estas condiciones de disputa- es una amenaza a la libertad, al desarrollo sustentable, a la cooperación regional y a la protección de los recursos renovables y no renovables de América del Sur. Sería ofensivo pensar que, además de no ayudar a resolver el conflicto, una región -Europa- aprovechara la situación para quitarle libertad y opciones a la otra.
Sería triste que países democráticos y pacíficos como son los sudamericanos y los europeos no intenten por todos los medios resolver disputas en forma pacífica.


No es tarde para buscar la paz y la equidad en el Atlántico Sur: el Tratado de Lisboa se reabre a discusión en 2013.



jueves, 8 de marzo de 2012

Islas Malvinas: datos de interés referentes a la población


Algunos datos de interés referentes a la población trasplantada por el colonialismo inglés a las Islas Malvinas.


Fuent: CENSO OFICIAL DE 2006 (efectuado por los colonialistas británicos)
Recopilación: Horacio Micucci


Número de habitantes: 2955. Este número incluye a 477 habitantes ligados o relacionados con la base militar de ocupación, pero excluye a todo el personal militar y sus familias.

De los 2955, son hombres 1569 y mujeres 1386.
En Puerto Argentino viven 2115 (hombres 1060 y mujeres 1055), o sea un 71,6%.
En el resto de la isla Soledad viven 194 personas (106 hombres y 86 mujeres).
En la Base Mount Pleasant viven 477 personas (310 hombres y 169 mujeres).
En la Isla Gran Malvinas viven 127 personas (68 hombres y 59 mujeres).

De 0 a 15 años de edad tienen 471 individuos. 15,9 %
De 15 a 30 años de edad tienen 594 individuos. 20,1 %
De 30 a 45 años de edad tienen 818 individuos. 27,7 %
De 45 a 60 años de edad tienen 658 individuos. 22,3 %
Más de 60 años de edad tienen 414 individuos. 14,0 %
Tienen más de 60 años el 14,0 % de la población, menos de 45 años el 63,7 % y menos de 30 años el 36 %.

Según el tiempo de residencia en las Islas se puede clasificar a los ocupantes DE MÁS DE 10 AÑOS DE EDAD (excluyendo residentes temporarios y visitantes) de la siguiente manera:
Ocupantes con dos años o menos de llegada a las Islas: 494 (18,7%)
Ocupantes con residencia de 3 a 5 años: 268 (10,2%)
Ocupantes con residencia de 6 a 10 años: 270 (10,3%)
Ocupantes con más de 10 años de residencia en la Islas: 1598 (60,8%)

Según EL LUGAR DE NACIMIENTO se puede clasificar a los ocupantes DE MÁS DE 10 AÑOS DE EDAD (excluyendo residentes temporarios y visitantes) de la siguiente manera:
Ocupantes con dos años o menos de residencia en las Islas: 494

NACIDOS EN:
Malvinas: 5
Reino Unido: 226
Santa Helena: 109
Chile: 73
Otros países: 81
Ocupantes con residencia de 3 a 5 años: 268

NACIDOS EN:
Malvinas: 14
Reino Unido: 85
Santa Helena: 102
Chile: 37
Otros países: 30
Ocupantes con residencia de 6 a 10 años: 270

NACIDOS EN:
Malvinas: 27
Reino Unido: 81
Santa Helena: 104
Chile: 18
Otros países: 40
Ocupantes con más de 10 años de residencia en la Islas: 1598

NACIDOS EN:
Malvinas: 1044
Reino Unido: 379
Santa Helena: 69
Chile: 28
Otros países: 78
De lo anterior surge que de los 2630 habitantes de más de 10 años de edad:
1090 nacieron en Malvinas (41,4 %)
771 nacieron en el Reino Unido (29,3 %)
384 nacieron en Santa Helena (Colonia Inglesa) (14,6%)
156 nacieron en Chile (5,9%)
229 nacieron en otros lugares distintos de los anteriores: (8,7%)

La Tabla 14 del Censo de los colonialistas de 2006 indica la existencia de 3000 habitantes (incluye a los residentes excluidos en el censo excepto el personal militar y sus familiares) de los cuales 1339 nacieron en las islas, 838 en el Reino Unido, 394 en Santa Helena, 161 son chilenos, 36 son australianos, 29 nacieron en la porción continental de Argentina, 28 son alemanes, 26 son de Nueva Zelandia y el resto de otros países. O sea, nacieron en las Islas y son nativos el 44,6 % de los habitantes.

En la misma tabla figura la población según sus ancestros. De acuerdo a ella 1339 son de origen derivado de la población ocupante, 764 del Reino Unido, 427 de la Colonia de Santa Helena, 157 chilenos, 43 europeos, 20 de Nueva Zelanda, 37 australianos y el resto de otros lugares. O sea derivan de ancestros de ocupantes trasplantados 44,6%, según el censo colonialista.

Lo extraño es que cuando se los califica por el Status migratorio, sólo tienen el llamado “Falkland Island Status” 544 personas (18,1%), lo cual sorprende a los censistas que lo atribuyen a que no todas las personas nacidas en las Islas tiene ese “status” de manera automática. No se sabe si porque no lo piden, o no les interesa o no se los dan.

Lo notable es que hay 701 trabajadores permitidos (Work Permit) un 23,4% de total, mayor cantidad que “Falkland Island Status”). Además las esposas/os y dependientes de trabajadores permitidos, residentes permanentes permitidos y “Falkland Island Status” son 171, un 5,7 %.

Finalmente, la estimación más baja del número de soldados ingleses es de 1500 soldados colonialistas (seguro mucho menos de los que en realidad hay). Esto da una proporción de menos de un habitante nacido en las islas por soldado ingles (0,89) y 0,36 habitantes con “Falkland Island Status” por cada soldado inglés.

Los supuestos “Falklanders” son minoría en las propias islas y se supone que son “dueños” de “las Falklands y dependencias”, o sea más de cinco millones de kilómetros cuadrados de tierra y mar de soberanía argentina.

Los que quieren hacer de esta población un pueblo con derecho a la autodeterminación o son colonialistas ingleses y sus socios y beneficiarios, o estudian muy poco y hablan por hablar o tienen serios problemas en su raciocinio que merecería una consulta a especialistas sanitarios en el tema.




domingo, 26 de febrero de 2012

martes, 14 de febrero de 2012

Minería: Importante aporte de un experto



El Ing. Mario Osvaldo Capello, Secretario del Colegio de Ingenieros en Minas y especialista en el tema, explicó cómo se maneja la actividad en nuestro país en un reportaje realizado esta mañana en el programa de Radio Nacional "Mañana más"

Dijo que muchas de las cosas que se dicen son por desconocimiento ya que nuestro país no tiene tradición minera. “nosotros venimos pidiendo sentido común”, señaló.

Capello dijo que son falsos muchos de los argumentos que la gente dice y que en general hablan por desconocimiento, sin consultar a los especialistas.

Argumentó que cuando un niño tiene que ser transplantado, no se le consulta a “los ingenieros de minas o a los ciudadanos del pueblo de donde es el chiquito”, sino que se le consulta a los médicos.

“Lo mismo cuando hay una cuestión del campo que le pedimos a los ingenieros agrónomos o a las entidades del sector”. “Esto no ocurre con la minería por eso se pueden decir semejantes barbaridades”, señaló el ingeniero.






miércoles, 25 de enero de 2012

Fidel Castro sobre Malvinas


Basta, por ejemplo, mirar el mapa para comprender el criminal despojo que significó para Argentina arrebatarle un pedazo de su territorio en el extremo sur del continente. Allí emplearon los británicos su decadente aparato militar para asesinar bisoños reclutas argentinos vestidos con ropas de verano cuando ya estaban en pleno invierno. Estados Unidos y su aliado Augusto Pinochet le dieron a Inglaterra un desvergonzado apoyo. Ahora, en víspera de las Olimpiadas de Londres, su Primer Ministro David Cameron también proclama, como ya lo hizo Margaret Thatcher, su derecho a usar los submarinos nucleares para matar argentinos. El gobierno de ese país desconoce que el mundo está cambiando, y el desprecio de nuestro hemisferio y de la mayoría de los pueblos hacia los opresores se incrementa cada día.




martes, 24 de enero de 2012

Argentina Año Verde


Ya estoy jubilada. Los primeros días de marzo tengo que llamar a Anses y allí me darán la fecha de pago. El domingo cumplí la edad necesaria y el lunes ya estaba jubilada. En mi caso, tenía los años de aportes y las certificaciones correspondientes pero también la otorgan con algunos años de aportes y una moratoria que se paga de la jubilación otorgada, en cuotas accesibles. Inicié el trámite el lunes y sólo tengo que esperar la liquidación.


Nos toca vivir el famoso "Argentina Año Verde". Si señores. Lo estamos viviendo nosotros y esperemos que por siempre. Estos derechos no podemos resignarlos. Es la primera vez en mi vida que me siento protegida por un gobierno. Que siento que nada que haga va a ser para perjudicar al pueblo.


Recuerdo las trabas y complicaciones que existían antes para lograr la jubilación. Las penurias y peregrinaciones que se hacían a cuanto gestor que promocionaba facilidades "non santas". La imposibilidad de lograr el beneficio si faltaba algún año de aportes y si se lograba, se cobraban miserias. Luego vino la desgracia de las AFJP. Allí fue cuando muchos vimos naufragar nuestro futuro. Personalmente, el día que Cristina anunció que las AFJP eran un mal recuerdo lloré de alegría. Nunca hubiera podido jubilarme con ese sistema. Ahora, no sólo todos podemos acceder a ese derecho sino que la remuneración es digna, se puede perfectamente vivir con esa suma, mucho más en esta zona patagónica donde se incrementa un 40%.


San Néstor nos protege y Cristina va a seguir haciendo feliz al pueblo. Por lo menos por cuatro años más. Cuidemos ésto con uñas y dientes. De todos nosotros dependerá que estos logros perduren.


Así que, ya saben, desde ahora paso a engrosar el sufriente grupo de honestos ciudadanos a los que el Estado tiene la obligación de atender porque "yo aporté toda la vida", muy diferente de esos viejos vagos "que nunca trabajaron" y este gobierno "demagógico y montonero" le regaló la jubilación "sin haber puesto un peso de aportes". A partir de ahora voy a cuidar muy bien qué hacen estos populistas "con la plata de los jubilados". Cuidadito ustedes ¡eh!! nada de andar pidiendo cosas raras que tengan que pagar con MI plata.....


¿vieron qué rápido me transformé en una jubilada hecha y derecha?,,,, si, de esas que llaman a los programas de radio o les ponen el micrófono en los noticieros de la corpo. Evidentemente, altas dosis de TN atrofian el cerebro. Borran la memoria, anestesian el razonamiento.

Yo estoy feliz




Soy la mierda oficialista

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails