lunes, 15 de junio de 2009

El bombardeo del 16 de Junio de 1955 a la Plaza de Mayo






Por Horacio Verbitsky

Escarmientos

El bombardeo de 1955 a la Ciudad Abierta de Buenos Aires, los fusilamientos de 1956 y el golpe de 1976, cuya impunidad clausuró la Corte Suprema de Justicia, tienen un punto en común: el terror indiscriminado como escarmiento, para imponer una distribución regresiva del ingreso y del poder. Llamar a las cosas por su nombre, castigar esos crímenes, es un punto de partida hacia el replanteo de esa relación de fuerzas que condena a la exclusión a casi la mitad del país.

El 16 de junio se cumplió medio siglo del bautismo de fuego de la Aviación Naval y de la Fuerza Aérea, cuando sus pilotos arrojaron entre 9 y 14 toneladas de bombas sobre la Ciudad Abierta de Buenos Aires y ametrallaron a civiles, causando alrededor de 300 muertos y un millar de heridos. El 9 de junio hicieron 49 años de los fusilamientos de civiles y de militares ordenados por el gobierno de facto del general Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Francisco Rojas, malparido por aquellas bombas y metralla. El 14, la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucionales las leyes de punto final y de obediencia debida, sancionadas para proteger a los responsables del Estado Terrorista implantado en 1976. Los tres episodios están ligados en forma indisoluble y tienen un punto en común, que invita a una reflexión profunda sobre la Argentina contemporánea. Matar a Perón o “aniquilar a la subversión” fueron apenas pretextos justificatorios. El objetivo de los bombardeos y los fusilamientos fue imponer el terror, golpear en forma feroz e indiscriminada como escarmiento sobre el conjunto de la sociedad. Sólo así sería posible desmontar un modelo socioeconómico en el que el ingreso, y el poder, estaban repartidos de modo mucho más equitativo que en los años dorados de la oligarquía, a los que se intentaba volver. Con avances y retrocesos, durante dos décadas se mantuvo lo que la literatura política llama empate hegemónico, hasta que la violencia sin límites del ‘76 impuso un nuevo equilibrio, que dura hasta hoy. Liberarse de ese terror, con decisiones como las de la Corte Suprema que impide la impunidad de los criminales es un paso hacia el replanteo de esa relación de fuerzas que condena a la exclusión a casi la mitad del país. Si los criminales del ‘55 hubieran sido castigados, no hubiera habido ‘76. A eso seguramente apuntaba el presidente Néstor Kirchner, durante la emotiva ceremonia del 16 de junio. Acompañado por la hija de una víctima del ‘55 y por la madre de una víctima del ‘76, en un tono quedo poco usual en él y con los ojos húmedos, vinculó ambas fechas con “la construcción del país que queremos, con justicia, honestidad, con inclusión, en la lucha contra la indigencia y la pobreza, la lucha por el empleo, la inversión, la industrialización.”

Nota completa El Ortiba

3 comentarios:

MONA dijo...

Cuando pasó esto yo tenía 5 años. Tal vez no entendñía nada, pero en mi casa se hablaba de estas cosas en el almuerzo, y recuerdo que a mi padre se le llenaban los ojos de lágrimas al referirse a esta fecha.
Hoy lo oigo a NK referirse al tema con la misma emoción, y acuerdo con su pensamiento, que vincula esas fechas con el País que queremos. Y eso no es poco. Es un proyecto que nos da esperanza. Por eso somos tantos hoy los que participamos activamente, porque creemos que ése modelo de País es posible.
Te doy un abrazo!
Mona

Silvia Ca dijo...

Deberiamos deignar este dia como de duelo nacional. y hacer que en las escuelas se hagan actos, para que los argentinos sepamos desde niños lo que son los traidores a la patria: aquellos que por intereses corporativos o individuales no dudarian en someter a otroa argentinos a la muerte , al hambre o a la marginacion.

MONA dijo...

Aún no puedo ver el vídeo porque me estremece.
Tres meses más tarde la "libertadora" se hacía del Gobierno. Y tres meses después, los almirantes y otros responsables de la masacre, que habían sido juzgados, recuperaron la libertad, gracias al nuevo gobierno, mal llamado "Revolución Libertadora"!!! porque claro... se entiende: La Marina de Guerra en Operaciones responsabilizó a Perón y a la CGT en la matanza de Plaza de Mayo.

En 1973, a poco de asumir su 3º presidencia Perón dice:
"El 16 de junio la canalla cobarde mató demasiado, pero, como siempre pasa con los débiles, mataron a quiénes no correspondía. Dejaron vivo al perro y encendieron la rabia para siempre, y quizás por eso hubo un 1973, con retorno popular"
(Fuente: "Los mitos 4" de Felipe Pigna)
E$xcelente post!!!
Un beso enorme!!!

Soy la mierda oficialista

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails